Nacional

Presidenta ingresó proyecto de uno de los servicios que reemplazarán al Sename

El Ejecutivo ingresó este miércoles a la Cámara de Diputados el proyecto que crea el Servicio Nacional de Protección Especializada de Niños y Niñas, que reemplaza una de las funciones del actual Sename. La iniciativa fue derivada a las comisiones de Constitución y Hacienda.

Este nuevo servicio dependerá del Ministerio de Desarrollo Social. Falta que el Gobierno envíe el proyecto que crea el Servicio Nacional de Reinserción Social Juvenil, otra de las funciones del Sename, y que estará radicado en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. La Presidenta Michelle Bachelet firmó los proyectos el 24 de marzo pasado.

Según el mensaje del Ejecutivo, el Servicio Nacional de Protección representa la institución del Sistema de Garantías de Protección de los Derechos de la Niñez, cuyo objeto será proveer prestaciones dirigidas a reparar y restituir el ejercicio de los derechos de los niños y niñas que han sufrido determinadas vulneraciones.

Para ello, el servicio potenciará su eficacia en la medida que se implemente un procedimiento administrativo que permita mejorar la coordinación del Servicio con el resto de las prestaciones que entrega el Estado, que pueda actuar de forma cercana a los usuarios. Por tal razón, el servicio ha sido diseñado para que, en régimen, se produzca esta redistribución de competencias.

Asimismo, diseña e implementa una efectiva protección de los derechos de los niños y niñas, y en especial de los derechos de los niños que han sido más vulnerados.

El Servicio de Protección Especializada tendrá como eje central la restitución de los derechos de los niños y niñas afectados por vulneraciones graves a sus derechos, y la reparación de las consecuencias de dicha vulneración, de una manera compatible con el goce del derecho a vivir en familia.

En ese contexto, el proyecto de ley establece garantías para que todos los niños y niñas que ingresen a la protección especializada sean respetados en su derecho a ser oídos y que su opinión sea tomada en cuenta en el proceso de protección. Lo anterior implica un proceso de comprensión en el que se ponderen todos los factores y circunstancias específicas de cada caso, con el fin de definir la mejor respuesta a seguir en la situación particular de cada niño o niña.

Por otra parte, la iniciativa avanza hacia un sistema de acreditación, con procesos de evaluación y mejora continua, para garantizar la calidad de los servicios y prestaciones en materia de protección especializada dirigida a la atención de niños y niñas. Para ello, el nuevo sistema se basará en el establecimiento de estándares en los ámbitos técnico y administrativo. Estos estándares serán propuestos por un órgano distinto del Servicio, ya que su establecimiento corresponderá a la Subsecretaría de la Niñez.

Este sistema de acreditación propenderá a incorporar la experiencia y conocimiento adquirido por las organizaciones colaboradoras, lo que permitirá mejorar sostenidamente la calidad de las intervenciones de protección especializada.

  


  


To Top