Policiales

En fallo dividido, declaran culpable a Ortega por femicidio frustrado de Nabila

El Tribunal de Juicio Oral Penal de Coyhaique, en fallo dividido, declaró culpable a Mauricio Orlando Ortega Ruiz (42) por el delito de femicidio frustrado de Nabila Rifo (29), cometido en la madrugada del 14 de mayo de 2016.

A favor de la condena se pronunciaron los jueces Pablo Freire Gavilán y Mario Reyes Trommer, mientras que en contra lo hizo el presidente del tribunal, Rolando del Río Moncada, quien argumentó contradicciones de la víctima que dejan abierta la posibilidad de que sea otra persona el agresor.

Los jueces tambipen declararon culpable a a Ortega Ruiz por los delitos de lesiones graves gravísimas que le significaron la pérdida de los ojos a la víctima y de violación violenta de morada. Los magistrados modificaron el delito de mutilación que imputó la Fiscalía Regjonal de Aysén al acusado. Además, los jueces desestimaron el delito de amenazas. Las penas se conocerán a las 16 horas del próximo martes.

En la discusión de las penas, la fiscalía solicitó 12 años y 183 días de presidio por el delito de femicidio frustrado, lo mismo por las lesiones graves gravísimas. La defensa pidió que se considere la irreprochable conducta anterior del acusado, lo que fue desestimado por los fiscales y los querellantes.

En el juicio que comenzó el 13 de marzo pasado, el fiscal regional de Aysén, Pedro Salgado, acompañado por el fiscal jefe de Coyhaique, Luis González, expuso que el 5 de junio de 2015, siendo aproximadamente las 7:30 horas, el imputado llegó hasta un domicilio de calle Trapananda de Coyhaique, el cual estaba ocupado por Nabila Rifo, quien en ese tiempo era su ex conviviente.

Según la fiscalía, el imputado Mauricio Ortega portaba un hacha con la cual comenzó a golpear la puerta principal del inmueble y al no poder abrirla, se dirigió a la parte posterior del domicilio, rompiendo la puerta de la cocina a hachazos.

Luego, Ortega Ruiz ingresó a la casa y una vez en el interior, tomando el hacha con una mano y levantándola contra la víctima, la amenazó diciéndole que la mataría y que le quemaría la casa. El imputado logró ser calmado por un hermano de la víctima que estaba en el lugar, tras lo cual Mauricio Ortega se retiró de la casa.

El femicidio frustrado, de acuerdo a lo expuesto en el juicio, ocurrió la madrugada del 14 de mayo de 2016, fecha en que el acusado estaba al interior de su domicilio ubicado en calle Lautaro de Coyhaique en compañía de un grupo de personas entre las que se encontraba Nabila Rifo, su conviviente a esa fecha, con quien tiene dos hijos en común.

En ese lugar se inició una discusión entre ambos donde el imputado la agredió, lo que provocó que alrededor de las 6:00 de la mañana la víctima huya del lugar por calle Lautaro hacia el oriente siendo seguida por el imputado Mauricio Ortega Ruiz.

Según la fiscalía, luego de cruzar calle Monreal le dio alcance, procediendo a golpearla en reiteradas oportunidades en la cabeza y tronco con dos trozos de concreto que portaba en sus manos, causándole diversas lesiones y fracturas de extrema gravedad.

Después de golpearla y de acuerdo a las diligencias efectuadas, el imputado se retiró del lugar volviendo casi inmediatamente sobre la víctima y con un elemento punzante procedió a introducirlo en sus ojos y remover ambos globos oculares, provocando la pérdida total e irreversible de su vista.

Ejemplo de etiqueta p



To Top