Educación

Inédita manifestación por “los que sobran” en el sistema escolar chileno

Inspirada en la canción “El baile de los que sobran” del emblemático grupo nacional de los 80, Los Prisioneros, la fundación educacional Súmate, del Hogar de Cristo, realizó una manifestación pacífica por los derechos de los casi 80 mil niños y jóvenes excluidos del sistema escolar y por el disminuido financiamiento estatal destinado a las escuelas de reingreso.

La actividad se realizó este martes 7 de noviembre, recién pasadas las 11 horas, en la esquina de calle Arturo Prat con Alameda, a un costado de la casa central de la Universidad de Chile.

Actualmente en Chile, hay 77.554 mil niños y niñas menores de 18 años que están fuera del sistema escolar, incluidos en ese número un tercio de los que están en residencias de protección del Sename. Son los jóvenes entre 14 y 18 años el grupo etario más vulnerable, llegando a una desescolarización de
un 87%.

A partir del año 2015 se ha ido disminuyendo la glosa presupuestaria destinada a las escuelas de reingreso a razón de mil millones por año, pese a que los niños y jóvenes excluidos del sistema escolar son miles en todo Chile.

Según la fundación Súmate, nuestro país no cuenta con una provisión educativa de reingreso para aquellos niños que han sido excluidos del sistema educativo. Para que esto sea efectivo, y se pueda asegurar calidad se necesita asegurar financiamiento estable y de largo plazo, en base a compromisos de mejora e innovación educativa de las escuelas.

Por esta razón es que Súmate convocó a todos a unirse al “baile de los que sobran”, a comprometerse con su futuro, ese que ha sido prometido en declaraciones universales que frente a esta realidad suenan a letra muerta.

La canción fue interpretada por un par de decenas de alumnos de la escuela Padre Lavín de Maipú, quienes han encontrado en los talleres de música y en la creación de bandas de los más diversos estilos, un incentivo para integrarse nuevamente a la educación.

La oportunidad no sólo permitirá visibilizar a estos “valientes”, que luchan por ser incluidos nuevamente en un sistema que los marginó básicamente por su extrema vulnerabilidad social, familiar, económica. Los chicos de estas escuelas no son visibles para nadie, porque no marchan, no tienen grupos organizados detrás, por eso te invitamos a sumarse a su esfuerzo de no seguir pateando piedras, sino integrarse nuevamente pese a todas sus adversidades.

Con 25 años de experiencia, Fundación Súmate asegura la trayectoria educativa de niños, niñas y jóvenes en situación de pobreza, vulnerabilidad y exclusión a través de programas de prevención, reinserción y proyección de sus estudios, transformando su calidad de vida e inclusión social.

  


Comentarios
To Top