Nacional

Estudio de Senda: consumo de marihuana aumentó 215% en los últimos 6 años

El Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda) dio a conocer hoy los principales resultados del XII Estudio Nacional de Drogas en Población General, que recoge la magnitud y tendencia del uso de drogas ilícitas y legales en el país.

Uno de los principales resultados fue que la prevalencia de “consumo alguna vez en la vida” de marihuana subió de 31,5% en 2014 a 35,7% en 2016, mientras que la prevalencia de “consumo en el último mes” varió 1,9 puntos porcentuales respecto al estudio anterior llegando a 8,7%.

Por segundo estudio consecutivo, estos son los mayores valores reportados en toda la serie y en ambos casos representan un aumento significativo respecto al estudio anterior. Este aumento significativo se observa por tercer estudio consecutivo en ambas prevalencias.

La medida principal que emplea Senda para caracterizar el uso de marihuana en Chile es el “consumo en el último año”, cuyo resultado en 2016 vuelve a mostrar un aumento significativo respecto del estudio anterior, llegando a 14,5%, la cifra más alta de toda la serie.

Desde 2010, las tres variaciones reportadas son estadísticamente significativas, lo que se traduce en un aumento de la prevalencia de uso en los últimos 6 años de 215,2%

Al desagregar los resultados por sexo, se observa aumentos significativos en el consumo tanto en hombres como en mujeres. En el caso de hombres, la prevalencia de “consumo en el último año” aumenta de 14,6% en 2014 a 18,4% en 2016, mientras que en mujeres la prevalencia llega en 2016 a 10,6% respecto a 8,1% en 2014. La brecha observada entre hombres y mujeres en 2016 es estadísticamente significativa.

Por primera vez desde 2010, las declaraciones de consumo de marihuana en adolescentes de 12 a 18 años presentaron una estabilización respecto al estudio anterior, con una disminución no estadísticamente significativa de 13,5% en 2014 a 12,6% en 2016.

En cambio en el grupo de jóvenes de 19 a 25 años se observó un nuevo aumento significativo pasando de 24,0% en 2014 a 33,8%, la mayor prevalencia reportada en este grupo de edad en toda la serie. A la vez, la prevalencia de este grupo es significativamente mayor respecto al resto de los tramos de edad.

Los resultados de este estudio indican además una variación estadísticamente significativa al alza de 6,3 puntos porcentuales respecto a 2014 en el tramo de 26 a 34 años, mientras que en los dos tramos de mayor edad no se observan cambios significativos.

Desde el estudio de 2012 se pregunta por el tipo de marihuana consumida con mayor frecuencia en los últimos 12 meses entre quienes declararon haber consumido marihuana en el último año (prensada, verde y de alta potencia).

En términos generales, se mantiene la tendencia iniciada en el estudio anterior, por cuanto siguen disminuyendo las declaraciones de uso de marihuana prensada (tipo paraguaya): bajaron de 15,9% en 2014 a 8,1% en 2016 (diferencia significativa) los consumidores que declaran que es el tipo de marihuana que usan con mayor frecuencia.

Un 72,9% declaró que la marihuana verde es la que usan en mayor proporción, lo que no representa un cambio significativo respecto al 68,9% de 2014; y 9,7% declaró consumir en mayor medida la marihuana skunk o de alta potencia, variación significativa respecto al 5,7% de 2014.

En el caso de marihuana verde solo se aprecia un aumento significativo en su uso en el tramo de 26 a 34 años, pasando de 62,1% en 2014 a 76,1% en 2016; en el resto de las categorías se observan variaciones pero no estadísticamente significativas.

En tanto, las declaraciones de uso de cocaína en el país muestran una estabilización respecto a lo observado en el estudio anterior. La prevalencia de “consumo alguna vez en la vida” se encuentra en 5,9%, deteniendo el aumento en la prevalencia observado desde 2012. Por otro lado, la prevalencia de “consumo durante los últimos 30 días” no muestra cambios significativos respecto a lo observado en 2014, volviendo a los niveles de 2012 con 0,4%.

Las declaraciones de “consumo de cocaína en el último año” vuelven a los niveles de 2010, pasando de 1,4% en 2014 a 1,1% en 2016, siendo esta diferencia no significativa. De esta manera, la magnitud del consumo de cocaína se mantiene entre los menores valores observados en la serie de estudios.

Acerca del consumo de Pasta Base, del aumento significativo en la prevalencia de “consumo de alguna vez en la vida” de pasta base del estudio 2014, se observa una disminución de este indicador de 0,3 punto porcentual llegando a 2,2% en 2016, diferencia que no es estadísticamente significativa.

Los resultados para uso de alcohol en la población general muestran una estabilización relativa para las tres medidas de referencia, con un cambio de nivel respecto a la medición de 2014.

La prevalencia de “consumo alguna vez en la vida” varía de 79,1% en 2014 a 79,9% en 2016; la de “consumo durante los últimos 12 meses” llega a 63,9%, 0,5 puntos porcentuales mayor a 2014; mientras que el “consumo en el último mes” baja de 48,9% a 46,0%.

En cuanto al uso de tabaco en población general, se registra una estabilización en las cuatro medidas de consumo reportadas en el presente informe, por cuanto las diferencias observadas a nivel nacional no son estadísticamente significativas respecto al estudio anterior. La prevalencia de “consumo alguna vez en la vida” baja 0,3 punto porcentual, llegando a 64,1% en 2016.

Los resultados de 2016 confirman lo observado en la medición anterior, por cuanto las declaraciones sobre uso diario de tabaco permanecieron estables respecto a 2014 y 2012 (22,7% en 2014 a 21,2% en 2016), deteniéndose así la tendencia a la baja observada entre 2002 y 2012.

Otro resultado importante es que se observa un aumento significativo en tranquilizantes sin receta médica, de 1,2% en 2014 a 1,7% en 2016. A su vez, el uso de analgésicos sin receta médica durante el último año varió significativamente al alza llegando a 1,2% en 2016 (0,6% en 2014).

Ejemplo de etiqueta p

Comentarios


To Top