Justicia

Dávalos asiste a la Corte de Rancagua para insistir en sobreseimiento definitivo

Sebastián Dávalos se encuentra a esta hora, junto a su esposa Natalia Compagnon, en la Corte de Apelaciones de Rancagua para insistir en su sobreseimiento definitivo en el caso Caval, después de que el Juzgado de Garantía de esa ciudad rechazó su solicitud el 18 de diciembre pasado.

Se trata de la cuarta oportunidad en que el hijo de la Presidenta Michelle Bachelet hace esta solicitud. La primera fue en abril pasado, la segunda en julio ante la misma corte, la tercera el mencionado 18 de diciembre y la última se presentó ayer en el tribunal de alzada rancagüino.

En el escrito presentado por su abogado Carlos Fierro ante la corte, se señala que “la investigación sustanciada por el Ministerio Público y de la cual existen múltiples diligencias, no solo se encuentra total y absolutamente agotada, sino que cerrada y en etapa de preparación del juicio oral”.

Agrega que la investigación, “que se extendió por más de 30 meses, no arribó a ninguna conclusión que pudiera derivar en una imputación objetiva”.

También afirma que “los hechos que se describen en las denuncias y querellas presentadas en contra de mi representado no han podido alcanzar el estándar para formalizarlo por los delitos por los que finalmente se acusa a coimputados en esta causa, más aún las infracciones que se imputan a mi representado siguen basándose en los mismos supuestos fácticos tenidos a la vista en la época en que se da inicio a la investigación”.

El 18 de diciembre pasado, en la última denegación del sobreseimiento definitivo de Dávalos, la jueza Jéssica Bascuñán acogió los argumentos de la Fiscalía Regional de O’Higgins y del Consejo de Defensa del Estado como querellante, en cuanto a que no se ha verificado la total inocencia del imputado en esta investigación, aun cuando no esté formalizado.

Otros argumentos de la fiscalía y del CDE fueron que el sobreseimiento definitivo tiene características de cosa juzgada y que el cierre de la investigación, anunciado el 20 de octubre pasado por la fiscalía, no obliga a decretar esa medida en favor del imputado.

De esta manera, la fiscalía quedó con la vía despejada para proceder con la eventual formalización de Dávalos por los presuntos delitos de tráfico de influencias, negociación incompatible, uso de información privilegiada y revelación de secreto.

El viernes pasado, el fiscal regional Emiliano Arias anunció que pedirá la formalización del hijo de la Presidenta una vez que aclare si su participación en estos presuntos delitos es en calidad de autor o de cómplice, lo que resolverá en los próximos días.

De acuerdo a la investigación, Dávalos está involucrado en la arista madre como gerente de proyectos de Caval. En esa calidad, según la fiscalía, participó en la obtención del crédito del Banco de Chile para comprar los terrenos de Machalí y su posterior venta.

Además, la fiscalía cuenta con las declaraciones de Mauricio Valero, socio de Natalia Compagnon en la sociedad Caval, quien lo involucró en los negocios de la sociedad, incluyendo en la venta de informes mineros plagiados a Cochilco al empresario Gonzalo Vial, quien se querelló por estafa.

La causa madre del caso se originó el 17 de enero de 2015, cuando la sociedad Caval compró en $6.500 millones los terrenos de Machalí que la familia Wiesner puso en venta a través del síndico de quiebras Herman Chadwick. Luego, el 5 de febrero, Caval vendió los terrenos en $9.500 millones y un día después se publicó el reportaje que destapó el caso.

El 16 de febrero, los diputados RN Nicolás Monckeberg y José Manuel (hoy Rojo) Edwards presentaron en fiscalía una denuncia por presuntos delitos de negociación incompatible, tráfico de influencias, uso de información privilegiada y violación de secreto por parte de Dávalos, quien había renunciado el 13 de febrero a la Dirección Sociocultural de La Moneda.

En la arista de la querella por estafa a Gonzalo Vial, Dávalos fue involucrado por Mauricio Valero, socio de Compagnon, quien declaró a la fiscalía que el hijo de la Presidenta emitió boletas falsas por “asesorías” al empresario en 2012. El fiscal Emiliano Arias remitió los antecedentes al Servicio de Impuestos Internos para que resuelva si se querella contra Dávalos por delito tributario.

También envió los antecedentes al Consejo de Defensa del Estado que se querelló por delito de propiedad intelectual, ya que Caval copió informes mineros de Cochilco. El CDE podría ampliar la querella e incluir a Dávalos. Por la querella de Gonzalo Vial sólo están formalizados Compagnon y Dávalos, como representantes legales de Caval.

  


Comentarios
To Top