Justicia

“Inducción al abandono del hogar”: La estrategia de la defensa para enfrentar los cargos de sustracción contra José Navarro

“Inducción al abandono del hogar”. Esa es la estrategia que la defensa de José Navarro busca para refutar los cargos por sustracción de la pequeña niña 10 años en Licantén que señala el Ministerio Público. Ayer, durante la audiencia de formalización de Navarro, donde se decretó prisión preventiva para él durante los tres meses que dure la investigación, la fiscalía le imputó los delitos de sustracción a menor y lesiones graves en contra de Luis Rafael Vidal, abuelo de la pequeña.

“No creemos que se den los elementos de la sustracción en este caso, ya que siempre pensamos que había aquí una voluntad de protección por parte de mi representado, y lo vamos a seguir manteniendo”, comentó luego de la audiencia el abogado defensor Esteban Arévalo. “Estimamos que aquí en el peor de los casos, estamos frente a una inducción, y no a una sustracción de menores”, añadió. Según justificó el defensor, “ella (la niña) tenía la voluntad para poder tomar una decisión.

Creemos que voluntariamente aceptó ir con José Navarro todos estos días (…). Por lo cual la calificación jurídica es errada en cuanto a sustracción”, enfatizó. En cambio, el fiscal regional Mauricio Richards, apuntó que la sustracción buscaba soemeter a la menor a un ritual. “No tenemos aún precisión de que si se trataba de ritos para sanar o ritos para generar daños, pero todo indica de que podría tratarse de la realización de un rito el motivo de la privación de libertad (de la menor)”. “Pero eso no forma parte de los elementos típicos o de la tipicidad del delito. El delito consiste en apartar o separara a la menor de su esfera de resguardo o familiar, y privarla de libertad y afectar su seguridad”, agregó ayer Richards.

Así, lo que la defensa de Navarro pretende es demostrar que lo que ocurrió en este controvertido caso fue una inducción al abandono del hogar. Es decir, probar que no hubo ninguna acción física de por medio. Sino que Navarro habría convencido a la menor de dejar, voluntariamente, su domicilio. Esto está amparado en el Artículo 357 del Código Penal, que señala que “el que indujere a un menor de edad, pero mayor de diez años, a que abandone la casa de sus padres, guardadores o encargados de su persona, sufrirá las penas de reclusión menor en cualquiera de sus grados (esto es entre 61 días y cinco años) y multa de once a 20 unidades tributarias mensuales”.

En cambio, la sustracción implica que el imputado se habría llevado a la pequeña a la fuerza, arriesgando un máximo de 20 años de presidio efectivo.

Fuente: El diario de Cristián online

  


Comentarios
To Top