Derechos Humanos

Más de 300 personas privadas de libertad fallecieron por riñas y suicidios

Unas nuevas cifras de Gendarmería muestran una realidad más de lo que sucede dentro de las cárceles chilenas: en el período entre 2013 y 2017 son más de 300 los internos de cárceles que fallecieron a causa de riñas o suicidios, indica hoy una nota en el diario “El Mercurio”.

Según cifras que se obtuvieron a través de Ley de Transparencia, en los últimos cinco años, 685 personas -524 de ellos condenadas- fallecieron al interior de una cárcel. El principal motivo es a causa de una enfermedad (46%), mientras que 257 muertes fueron producto de una riña con el 38%.

“El uso de fuerza siempre tiene que ser racional. El funcionario debe ver si puede intervenir, lo que es difícil porque los internos pelean con arma blanca, por lo que se pide apoyo. En ese tiempo, el interno generalmente fallece”, dice Joe González, presidente de la Asociación Nacional de Suboficiales y Gendarmes.

Para la Fundación Paz Ciudadana, son la falta de personal y el mal estado de los recintos los otros factores que posibilitan la ocurrencia de hechos violentos.

En tanto, de las 685 muertes al interior de penales en ese lapso de tiempo, 79 se debieron a un suicidio. Más de la mitad de ellos aún no habían sido condenados.

En los últimos cinco años, los decesos se concentraron en la Región Metropolitana (275), la de Valparaíso (97), del Biobío (43) y la de O’Higgins (38).

  


Comentarios
To Top