Salud

En Hospital condenado por muerte de recién nacido, la Intendenta RM y el Ministro de Salud celebran el Día de la Madre

Una elección quizás no muy afortunada hizo el ministro de Salud, Emilio Santelices y la intendenta, Karla Rubilar, al seleccionar el Hospital Luis Tisné para la celebración del Día de la Mamá este domingo. Dicho centro asistencial recibió hace menos de 48 horas el fallo de la Corte Suprema que lo condena al pago de 90 millones de pesos por la muerte de un recién nacido por atención tardía en una cesárea programada, hecho ocurrido en 2015.

En fallo unánime, la Tercera Sala del máximo tribunal ratificó la resolución dictada por la Corte de Apelaciones de Santiago.

La paciente “había concurrido a las 10:00 horas de la mañana para la realización de la cesárea programada, que no fue practicada sino de urgencia a las 17:45 horas”, dice el fallo.

“El manejo de las patologías que presentaba la paciente y la tardanza en realizar la cesárea que aparecía como urgente, limitándose el establecimiento a monitorear a la paciente por más de dos horas, denotan una despreocupación por el estado de la demandante”.

Tal falta de atención, agrega el dictamen, “expuso a la paciente a graves complicaciones y secuelas que pusieron en riesgo su vida y, en definitiva causaron la muerte de su hijo, quien nació con asfixia severa”.

“Se puede concluir, consecuencialmente, que el Hospital Dr. Luis Tisné Brousse, faltó a sus deberes de cuidado y, en esa medida, incurrió en responsabilidad civil por falta de servicio, por no otorgar la atención debida a la demandante”, concluyó.

De 50 a 100 millones vale una vida al nacer

Así de fría es la afirmación, pero es resultado de las diversas resoluciones que ha tomado la justicia en este tipo de casos que, desgraciadamente, se repiten con cierta frecuencia.

En marzo 2016, la Corte Suprema falló de forma unánime en contra del Servicio de Salud de Coquimbo por el mal tratamiento de una mujer en el Hospital Antonio Tirado Lamas de Ovalle y lo condenó a pagar $50.000.000 a Paulina Cortés Araya. “Se actuó de forma tardía, inoportuna e ineficiente en la atención del parto y práctica de la operación cesárea programada”, postergándola en una semana, dijo el fallo. La operación estaba fijada para el día 14 y el no nacido falleció en el útero y fue expulsado muerto el día 16 de marzo de 2013 a las 00:04 horas”. Si se hubiera atendido el día prefijado, el bebé habría nacido vivo.

En abril de 2015, el Hospital Félix Bulnes fue condenado a pagar $100 millones por la muerte de una recién nacida en 2008 debido a una atención tardía del parto de Soraya Astudillo Álvarez. La propia ficha clínica explicó que dicho retraso se debió a no contar con un anestesista oportunamente.

Otro fallo de la Suprema fue en 2013 y condenó al Servicio de Salud de OHiggins apagar $100 millones de pesos luego de que el equipo médico reaccionara en forma tardía ante una clara complicación en el parto el 9 de abril de 2009 en el Hospital Regional de Rancagua. En este caso el bebé falleció a los 32 días producto de la atención tardía y deficiente que recibió Yasna Silva, quien además afrontó el parto sin que se le colocara anestesia pese a la indicación del médico de turno.

  


Comentarios
To Top