Religión

Nuevo caso de abuso sexual involucra a sacerdote ex canciller de la curia

El Arzobispado de Santiago confirmó anoche que un sacerdote que ocupó un delicado cargo dentro de la arquidiócesis está siendo investigado por un nuevo caso de abusos sexuales. La gravedad de los hechos motivó una denuncia ante la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano. Las víctimas serían cuatro menores de edad al momento de los hechos.

Se trata del presbítero Óscar Muñoz Toledo, 56 años, ex canciller de la curia, cargo en el que se ocupaba de organizar y custodiar los documentos y actas relativas a las arquidiócesis, parroquias y otros entes, además de redactar actas y decretos, disposiciones y obligaciones, entre otras tareas, según destaca hoy El Mercurio.

Además, el arzobispado ratificó que Muñoz Toledo se autodenunció por abusos sexuales el 2 de enero pasado, tras lo cual se implementaron “medidas cautelares”. Fue relevado de sus cargos de canciller y párroco de la Iglesia Jesús de Nazareth, de Estación Central, y se le prohibió el ejercicio público del ministerio sacerdotal.

El arzobispado agregó que una vez concluida la correspondiente investigación previa, el expediente fue enviado al Vaticano, específicamente a la Congregación para la Doctrina de la Fe organismo competente para juzgar estas materias.

Uno de los primeros en reaccionar fue Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de los abusos sexuales de Fernando Karadima, quien reveló que Muñoz Toledo participó en la investigación por esos hechos. “Impresionante la caradura – por decirlo suave – este nos tomaba declaración y después no pasaba nada. Que impotencia y rabia”, escribió Cruz en su cuenta de Twitter.

Otros antecedentes proporcionados por el El Mercurio señalan que Muñoz Toledo se desempeñó como canciller del Arzobispado de Santiago desde junio de 2011 hasta este año, cuando también dejó el cargo de párroco de la Iglesia Jesús de Nazareth.

De acuerdo con fuentes de la Iglesia Católica contactadas por El Mercurio, el presbítero se autoinculpó casi dos semanas antes de la visita del papa Francisco, ante la Oficina Pastoral de Denuncias, instancia previa al Tribunal Eclesiástico. Luego de ello, fue alejado de sus funciones, a la espera de la investigación sobre los hechos. Trascendió, además, que estaría en camino su retiro del sacerdocio.

El diario también destaca que, según la reseña biográfica publicada en el arzobispado, el sacerdote estudió en el Seminario Pontificio Mayor de Santiago y recibió la ordenación el 3 de junio de 2000.

El religioso se desempeñó también como Vicario Parroquial de la Transfiguración del Señor y de la parroquia Inmaculada Concepción de Colina. En 2003 fue designado párroco de la Inmaculada Concepción de Maipú y Vicecanciller del Arzobispado.

Contactado por El Mercurio, Muñoz respondió por escrito que no estaba en condiciones de hablar por encontrarse “con licencia”.

El caso de Muñoz Toledo se conoce a pocos días de la visita de los obispos chilenos al Vaticano, y cuando se han conocido nuevas denuncias de abusos sexuales de parte de un grupo de sacerdotes de Rancagua, supuestamente homosexuales, y otro religioso de Talca.

  


Comentarios
To Top