Gobierno

Dirección de Bienestar de Carabineros asegura que se respondieron objeciones de Contraloría

La Dirección de Bienestar de Carabineros ha presentado todos los documentos requeridos por Contraloría, junto a antecedentes sobre el destino de los fondos. La repartición desvirtuó que existiese fraude o delito, pues todos los requerimientos financieros estarían plenamente expuestos al ente contralor.

Así lo indicó el director de la Dirección de Bienestar de Carabineros, general Mario Rozas Córdoba, respecto de las declaraciones formuladas por el contralor Jorge Bermúdez en torno a indicios de una “corrupción mayor” en el departamento de Bienestar de Carabineros, por una suma cercana a los 23 mil millones de pesos, y que explicitó ante la comisión investigadora de la Cámara, que indaga irregularidades en las mutualidades de las Fuerzas Armadas y Carabineros.

“Efectivamente, durante 2017, por un espacio de 9 meses, Contraloría realizó indagaciones respecto a los años 2017 y 2016. Se le entregaron todos los documentos y antecedentes, pero los inspectores de esta entidad comenzaron a auditar otros años y llegaron hasta 1991”, señaló.

“Así, plantearon algunas observaciones, pero todas estas fueron justificadas por la Dirección de Bienestar, presentando las escrituras, documentos bancarios, y de pago que establecerían que esa cifra de dinero estaría justificada con las propiedades (compradas), que básicamente son conjuntos habitacionales y centros recreacionales para nuestros carabineros y sus familias”, agregó.

Consultado puntualmente si descartaba la existencia de un fraude, Rozas Córdoba, reiteró su planteamiento, pero agregando la existencia real de las propiedades, las que estarían siendo destinadas actualmente a su uso.

“De acuerdo a los cargos que nos hace Contraloría, ese ‘delta’ de dinero está justificado por la presentación de escrituras, pagos, cheques, cartolas, y eso obedece a la compra de conjuntos habitacionales y centros recreacionales para nuestros carabineros y sus familias, quienes ocupan estas viviendas. Por lo tanto, los antecedentes fueron exhibidos a la vista de los auditores de Contraloría”.

Sin embargo, el general reveló también que al ampliarse la investigación de la Contraloría, existieron documentos que no pudieron presentarse, ya que no existen físicamente.

“En algunos años no existe documentación, ya que por normativa interna de la institución, de acuerdo a un reglamento de documentación, algunos antecedentes desde 1991 hasta 2005, esa documentación fue incinerada”, dio a conocer Rozas Córdoba.

Finalmente, consultado Sobre las opiniones del Contralor en torno a una “corrupción mayor” en el departamento de Bienestar de Carabineros, señaló que “no está dentro de mi ámbito de competencias opinar sobre eso, sólo referirme a lo que ha hecho la Dirección de Bienestar, de transparentar y entregar toda la información que nos solicitan las autoridades”.

  


  


Comentarios
To Top