Denuncia

‘Me cagaste el reloj, conchetu.., te voy a cagar”. El hombre tras el uniforme de oficial, contra Jiménez

“Carabineros no discrimina”, dijo un oficial de la institución al referirse ayer al incidente en un restorán donde fue detenido el líder del Movilh, Rolando Jiménez. Es verdad, lo creemos. Carabineros no discrimina, pero ¿y el hombre tras el uniforme?. Eso es lo grave, porque enloda a la institución y es un abuso de poder.

El siguiente es parte del relato de Jiménez en la declaración que presentó durante la tarde, en el 7° Juzgado de Garantía, cuando fue formalizado por los delitos de robo con violencia, usurpación de funciones, maltrato de obra a carabinero en servicio y amenazas, quedando el libertad y sin medidas cautelares. Recordar que él no fue parte del hecho inicial, llegó cuando le llamaron.

“Intenté acercarme cuando, por detrás, me toman del cuello y me empiezan a asfixiar. En la desesperación, me doy cuenta de que era el teniente, y me dice ‘tírate al suelo maricón’. Yo intento no caer, y con la mano que me quedaba libre le tomo el brazo y ahí, al parecer, le boté el reloj pulsera. El tipo se enfureció y me dice: ‘me cagaste el reloj, conchetu.., te voy a cagar”.

Los detalles de la declaración de esos hechos, a continuación:

“El día sábado en la madrugada, alrededor de la 1:30, entró una llamada a mi celular. Era Ramón, uno de los voluntarios del Movilh que estaba junto con su pareja, Gonzalo, y su hermano, Sergio. Estaban comiendo y les pidieron que abandonaran el recinto de mala manera porque iban a cerrar. Ellos repararon por el trato que les dieron y se armó una discusión verbal con algunos de los garzones. Ellos solicitaron que llamaran a Carabineros para dejar una constancia respecto del maltrato, y ahí se retiraban”, dijo.

Según Jiménez, cuando llegó Carabineros les dijeron que tienen que irse “o nos lo llevamos detenidos. Los obligaron a pararse y los empujaron hacia la puerta”. En ese momento, dice, los involucrados lo llamaron. Él se levantó y tomó un taxi hasta el local. “Había cuatro o seis policías, dos patrulleras. Los tres chicos del Movilh estaba rodeados”.

El activista se acercó y preguntó quién estaba a cargo del operativo. “Escucho que alguien responde: ‘¿Y quién es este viejo maricón?’”. Las palabras, dice, fueron pronunciadas por el subteniente Richard Cid, de la 1° Comisaría de Santiago. “Yo le digo que se están vulnerando los derechos humanos. Él me dice que le importa un p…”.

Los intercambios entre Jiménez y el subteniente continuaron hasta que este último se dio cuenta que uno de los involucrados estaba grabando con su celular: “Se abalanza sobre él, lo tira al suelo y le quita el celular. Estaba caminando hacia ellos cuando siento un grito de Ramón, y veo que un oficial lo tiene del cuello y le está pegando puñetazos en la cabeza. Intenté acercarme cuando, por detrás, me toman del cuello y me empiezan a asfixiar. En la desesperación, me doy cuenta de que era el teniente, y me dice ‘tírate al suelo maricón’. Yo intento no caer, y con la mano que me quedaba libre le tomo el brazo y ahí, al parecer, le boté el reloj pulsera. El tipo se enfureció y me dice: ‘me cagaste el reloj, conchetu.., te voy a cagar”.

Una vez en la comisaría, Jiménez afirma que “pasó varias veces el teniente Cid y en todas las ocasiones me decía ‘viejo maricón, voh soy el más complicado de los tres. Te voy a cagar, te voy a acusar de amenazas de muerte’. Y yo le respondí que seguía acumulando tarjetas rojas, que era un abusivo que vulneraba los derechos humanos. Él me decía: ‘Me importan un p.. los derechos humanos, te voy a cagar igual”.

Carabineros trató a Rolando Jiménez de “maricón”, luego lo acusó de ladrón y finalmente lo llevó detenido…

 

Ejemplo de etiqueta p

Comentarios


To Top