Religión

Papa sigue limpiando la casa. Se van los obispos Alejandro Goic y Horacio Valenzuela

Obispos Valenzuela y Goic dejan sus cargos

El Papa Francisco ha aceptado la renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Rancagua, presentada por Mons. Alejandro Goic Karmelic, y la renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Talca, presentada por Mons. Horacio Valenzuela Abarca. Así lo dio a conocer la Nunciatura Apostólica y fue publicado a través de la página de la Iglesia esta madrugada. En sus reemplazos -y tal cual lo hizo hace unos días con otras tres diócesis-, solo nombró Administradores Apostólicos en forma interina.

Quienes asumen dicha responsabilidad como fue publicado oficialmente desde el Vaticano son:

Administrador Apostólico, sede vacante et ad nutum Sanctae Sedis, de la diócesis de Rancagua a Mons. Luis Fernando Ramos Pérez, Obispo Auxiliar de Santiago de Chile;

Administrador Apostólico, sede vacante et ad nutum Sanctae Sedis, de la diócesis de Talca a Mons. Galo Femández Villaseca, Obispo Auxiliar de Santiago de Chile.

El nombrar un administrador apostólico es una decisión del Papa para sedes vacantes “a voluntad de la Santa Sede” (ad nutum Sanctae Sedis) y hasta que él decida un nuevo obispo para el gobierno pastoral de las jurisdicciones.

El administrador apostólico goza de derechos y obligaciones semejantes a las del obispo residencial, con algunas excepciones que determina el Código de Derecho Canónico, y forman parte de la Conferencia Episcopal.

Los dos obispos auxiliares de Santiago mantienen sus mismos cargos, además de las nuevas responsabilidades que le han sido confiadas.

Con estos dos nombramientos, de las 27 jurisdicciones eclesiásticas, seis de ellas están a cargo de administradores apostólicos sede vacante: Valparaíso, Rancagua, Talca, Valdivia, Osorno y Puerto Montt.

Recordemos que monseñor Alejandro Goic, era un nombre cuya renuncia era insostenible. Ya cuestionado respecto de como se manejó en los últimos años la Comisión para de prevención de abusos a menores en la Iglesia Católica, se sumó al regreso del Vaticano en la última reunión con el Papa, el escándalo de la”cofradía” de sacerdotes abusadores en su diócesis de Rancagua. Renunció inmediatamente a la presidencia de la comisión y ahora, se retira. Además estaba en edad para ello.

En el caso de Horacio Valenzuela, hasta hoy obispo de Talca, formó parte del llamado “círculo de Karadima” y ha sido señalado como “encubridor” de lo que pasaba en su entorno. De hecho, al regresar del Vaticano, fue un tanto díscolo al señalar que las soluciones “no pasan por pedir las renuncias”. Solo reconoció que su error era no haberse dado cuenta de los abusos sexuales y de poder que se cometían. “Me equivoqué al no darme cuenta de que pasaban cosas malas, como pasó durante el gobierno militar también, que hubo mucha gente que no supo lo que pasaba y no eran culpables, simplemente no supo, pero eso se lo vamos a dejar a Dios. Debemos rezar”, dijo el obispo de Talca. Ahora tendrá mucho tiempo para hacerlo.

Obispo Goic renuncia a Consejo de Prevención de Abusos

  


  


Comentarios
To Top