Gobierno

Presidente de los alcaldes valora reducción de velocidad, pero critica alto costo en señaléticas nuevas

El presidente de los alcaldes y edil de La Granja, Felipe Delpin, valora la nueva normativa que reduce la velocidad máxima en zonas urbanas, pero lamenta el costo que tendrán las municipalidades para implementar la iniciativa.

Pese a los cuestionamientos sobre el costo que puede significar para los municipios invertir en señaléticas, el alcalde de La Granja y presidente de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM), Felipe Delpin, valora “absolutamente la iniciativa de reducir la velocidad en zonas urbanas, ya que esto va a disminuir los accidentes viales; los municipios tendremos que cumplir con el cambio de las señaléticas, porque si no lo hacemos puede haber demanda para los municipios, es lamentable sí que tengamos que hacernos cargo de una iniciativa del gobierno”.

“Es fácil promulgar una ley y traspasarles la responsabilidad a otras entidades sin considerar el gasto de recursos. Los municipios tendrán que echar mano a sus recursos, reajustar las platas, quitar presupuesto a otros proyectos o programas que se están llevando a cabo”, sostuvo el representante de los alcaldes del país.

Además, Delpin aseguró que para los municipios grandes y con recursos no es mayor problema, pero “¿qué pasa con aquellos que actualmente no tienen el dinero suficiente para cumplir con sus obligaciones, de dónde van a sacar un promedio de diez millones de pesos para cambiar todas las señaléticas? Este tipo de medidas son excelentes para la comunidad, pero deben considerarse recursos para llevarlas a cabo”.

El edil de La Granja finalizó considerando que “esta es una noticia que tiene de dulce y agraz”.

La reducción de velocidad máxima en zonas urbanas ya es un hecho, pues la iniciativa recibió 114 votos a favor, ocho en contra y 25 abstenciones en la Sala de la Cámara Baja.

En términos concretos, la nueva norma disminuye el límite máximo de velocidad de vehículos de menos de 3.860 kilogramos de peso bruto vehicular y de motocicletas en zonas urbanas, desde 60 a 50 kilómetros por hora.

La propuesta quedó en condiciones de pasar al Ejecutivo para su promulgación como ley de la República. Una vez que esta sea promulgada y entre en vigencia, serán los municipios los que deberán modificar las señaléticas pudiendo, a su vez, establecer límites inferiores, por ejemplo, en torno a escuelas y hospitales, o superiores, en autopistas urbanas.

Ejemplo de etiqueta p

Comentarios


To Top