Justicia

Sistema de investigación de abusos sexuales de la Iglesia se convirtió en sistema de encubrimiento

El sistema de investigación de delitos sexuales de la Iglesia Católica  se convirtió en un eventual cómplice o encubridor de esos mismos hechos, debido a que las sanciones que impuso no fueron suficientes para detener los abusos de parte de sus miembros. Así define el fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, el área paralela de investigación que pretende abordar con el caso del ex canciller del Arzobispado, Oscar Muñoz Toledo.

Hoy se llevó a cabo la audiencia de formalización Muñoz Toledo, por cinco delitos de abusos sexuales y un estupro con violación. El religioso quedó en prisión preventiva y el fiscal adelantó que por la gravedad de los delitos, arriesga hasta 15 años de cárcel.

“Se trata de víctimas todas menores de edad, con inexperiencia sexual, que fueron atacadas sexualmente en el domicilio del propio imputado o de víctimas mientras se encontraban al cuidado de éste, por la confianza que generó con ellas y los padres de las mismas. En definitiva un abuso de confianza por su cargo de sacerdote de la iglesia católica”.

Agregó que “no es menor que se hayan cometido los delitos al interior de la iglesia, al interior de casa parroquiales, delitos gravísimos y reiterados, en este caso, observamos de parte del imputado una clara manipulación sicológica, abuso de conciencia en relación a las víctimas”.

En cuanto al delito de estupro, señaló que “es bastante grave, porque lo que ocurre es que se quiebra la voluntad de la víctima entrando en su conciencias, es gravísimo el hecho de que haya sido confesor de la víctima, un fiel de la iglesia católica que se confiesa ante el mismo agresor sexual, quien lo convence en definitiva que los actos que está realizando no son contrarios a la sexualidad. “El hecho de ser ministro de un culto precisamente nuestro Código Penal lo establece como una circunstancia agravante y en ningún caso se aplicará la pena en su mínimo, de ahí se van a aumentar las penas”, enfatizó.

Consultado por la participación de los cardenales Ricardo Ezzati y Francisco Javier Errazuriz, el fiscal Arias abordó el rol que tuvo Muñoz Toledo como canciller. “Conocía cómo se manejaba el sistema de investigaciones canónicas al interior de la iglesia católica”, dijo.

Según el fiscal, este sistema eclesiástico de investigación tenía a Muñoz Toledo “enquistado en su interior, y en un rol trascedente, que era el de canciller, que hasta antes del 2011 conocía todas las denuncias de delitos sexuales en un primer momento. Él conoce qué hacer, cómo manejarse, cómo poder en definitiva asegurarse impunidad”.

Arias recordó que en el caso Karadima, le tomó declaraciones a una de la víctimas, José Andrés Murillo. “Cuando toma esta declaración le comienza a bajar el perfil a los casos. En consecuencia, hay un factor importante de impunidad que se procuraba el mismo sujeto para sí y es probable que también para otros casos”.

Consultado si hubo destrucción de pruebas, Arias señaló que eso “no se puede presumir, tengo que acreditar en el transcurso de la investigación si es que se produjeron”. Luego, recalcó que “esta investigación no solo se refiere a las actuaciones realizadas por este sujeto, sino que también se refiere a todas la acusaciones o partícipes que puedan tener otros como autores, cómplices o encubridores, tanto en este como en otros casos”.

“Lo que podemos observar es que existe un sistema de investigación paralelo por parte de la iglesia católica con sanciones que sin duda no son suficientes para que en definitiva no se sigan cometiendo los delitos, eso está absolutamente claro, tanto en el escenario mundial como en Chile, no es algo que lo diga solamente yo sino también el Papa en las diversas cartas que ha enviado a los obispos en Chile”.

Prisión preventiva

El Juzgado de Garantía de Rancagua decretó la prisión preventiva del ex canciller del Arzobispado de Santiago, Óscar Muñoz Toledo (56), tras ser formalizado por cinco delitos de abuso sexual de menores y estupro más violación. Su defensa no se opuso a la medida.
El fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, lo formalizó por delitos sexuales cometidos contra cinco menores de la región de entre 13 y 17 años, incluyendo sobrinos de Muñoz Toledo, tras lo cual solicitó su prisión preventiva, lo que fue concedido por el tribunal.
En todo caso, el abogado defensor afirmó que dos de los casos están prescritos. Sin embargo, el fiscal Arias sostiene que están plenamente vigentes, al menos en lo que respecta a los cometidos en el territorio de jurisdicción, es decir, en la Región de O’Higgins.

Junto con decretar la prisión preventiva, el tribunal dio un plazo de investigación de 180 días y ofició a Gendarmería que tome todos los resguardos posibles para proteger la integridad física del imputado mientras se encuentre privado de libertad.

Ejemplo de etiqueta p

Comentarios


To Top