Economía

Gobierno pide a Iansa poner su “granito de azúcar” para no cerrar planta de Linares

El ministro de Agricultura, Antonio Walker, reforzó este martes el llamado a los directivos de Iansa a que acojan la petición del Gobierno de no cerrar definitivamente la planta en Linares, destacando que la autoridad está abierta a revisar la base de cálculo del impuesto verde que actualmente paga la agroindustria y anunció que mañana se reunirá con los directivos.

“Nosotros estamos muy esperanzados en que la reunión que vamos a tener mañana con el presidente de Iansa, los directores y el gerente general. Esperamos que Iansa venga con una buena noticia dado a que el Gobierno está haciendo su parte. Le pedimos a la empresa que haga su parte para no cerrar la planta de Linares para esta temporada”, afirmó Walker.

Lo anterior, en el marco de la reunión que sostuvo el secretario de Estado con el intendente de la región del Maule, Pablo Milad, y la seremi de Agricultura, Carolina Torres, donde Walker además anunció que se reunirá mañana con los directivos de la empresa, previo a la sesión del directorio de Iansa que está previsto para el próximo jueves.

“Hemos estados preocupados hace mucho tiempo respecto del cierre de la planta, hemos estado trabajando en conjunto para hacer todos los esfuerzos posibles como gobierno para que pueda continuar funcionando. Se han hecho muchas gestiones para que el Ministerio de Hacienda se abra a la posibilidad de recalcular la fórmula para el impuesto verde y de esa forma la empresa pueda tener un menor costo y un incentivo más para no cerrar las puertas de la planta de Linares”.

Respecto a la molestia del sector remolachero por el decreto que rebaja el costo arancelario a la importación de azúcar, Walker señaló que “queremos ser enfáticos en que esta es una ley que viene del año 2003 y este es un decreto que firma el Ministerio de Hacienda todos los meses”.

“Esto no altera el precio del ingreso del azúcar -concluyó- y no lo ha alterado en los últimos seis años (…) aquí no hay ningún cambio en las reglas del juego y lamentamos que se ocupe políticamente el resultado de este decreto que no cambia en nada la situación del precio de los aranceles que se pagan por el azúcar que ingresa al país”.

Por su parte, el intendente Milad señaló que a nivel regional se continúa trabajando para tratar de encontrar una solución ante las repercusiones que puede generar en la zona el cierre de la planta. “Nosotros en un eventual cierre tenemos mecanismos de contingencia para prever todas las repercusiones, incluso para los hijos de los funcionarios que son universitarios y no tienen beca poder cubrir esto en un supuesto cierre”, puntualizó.

  


Comentarios
To Top