Política

El protegido Subsecretario de Piñera “Luis Castillo” involucrado en irregularidades por $92 mil millones

 

No solo la omisión que él justifica al mantener en reserva la autopsia del ex Presidente Eduardo Frei Montalva, son parte de las críticas que se le hacen al actual subsecretario de redes Asistenciales, Luis Castillo.

Sus “omisiones” en pleno ejercicio de sus funciones como subsecretario de Redes Asistenciales (en el primer gobierno de Sebastián Piñera), provocaron “el retraso en la construcción de casi toda la infraestructura en salud existente”.

No lo decimos nosotros: lo consignan las conclusiones de un sumario interno del Ministerio de Salud que se conoció en enero pasado y que finalmente lo sobreseyó porque había dejado de ser Subsecretario de Redes Asistenciales… el mismo cargo que medio año después vuelve a asumir, pero en el segundo gobierno de Piñera.

¿Nada impide a una autoridad asumir en el mismo cargo en que un sumario interno concluye que tuvo graves faltas administrativas en un pasado reciente y que solo no lo sancionó porque ya no ocupaba ese puesto?

Los Antecedentes

El sumario interno del Minsal, duró casi cuatro años. Las 4 mil páginas que contiene fueron materia de investigación periodística de CIPER Chile que consigna textualmente que la investigación tardó cuatro años y recién concluyó en enero del presente año, donde se acusa a Castillo de graves irregularidades que terminaron en millonarios sobrecostos en la construcción de 14 obras hospitalarias”.

El sumario acusa al subsecretario de actuar “infringiendo los principios de obediencia reflexiva, control, probidad y jerarquía de los actos”, estableciendo que tanto él como sus subordinados autorizaron y negociaron ampliaciones de plazos y de obras que favorecieron a constructoras que no cumplieron sus contratos con el Estado; sin cobrarles las multas correspondientes y menos aún cancelando el acuerdo”.

Lo más increíble, es que el Presidente Piñera lo nombró nuevamente en el cargo “por la experiencia que tiene en la materia”.

Los errores por él cometidos en su primera gestión como Subsecretario de Redes Asistenciales, significaron al gobierno siguiente de Michelle Bachelet, pagar sobreprecios exorbitantes en 10 recintos hospitalarios, cifra que llegó a $92.287.210.945. (Fuente: El Consejo de Defensa del Estado )

Claro que los cuestionamientos a su primera incursión como Subsecretario de Redes Asistenciales le fueron consultados por la prensa apenas asumió hace algunas semanas en el mismo puesto. ¿Qué dijo?: “No voy a hablar del pasado, estoy abocado a trabajar y a mejorar las más de 30 obras atrasadas que hay ahora”, comentó.

Castillo es el tercer subsecretario de Redes del actual mandato de Piñera y volvió al gobierno precisamente por su experiencia en el tema.

El fiscal que llevó adelante la investigación, Bernardo Martorell, asegura que Luis Castillo se “saltó los procedimientos establecidos en los manuales, leyes y reglamentos de la Administración pública, al pactar directamente con determinadas empresas, sin que existieran requisitos para ello, sin licitación pública”. Ello configura a juicio del fiscal que Luis Castillo “incurrió en faltas administrativas”.

También estos antecedentes estuvieron en conocimiento de una comisión investigadora de la Cámara de Diputados, que en un informe final en octubre de 2014 señaló que el subsecretario Castillo intervino en la ejecución “de obras fuera de las facultades que le son propias, lo que configura responsabilidad administrativa”.

Un caso del actuar del subsecretario Castillo fue el del Hospital Carlos Cisternas de Calama. Su ejecución colapsó con la quiebra de Comsa. Aquí, Castillo dio la orden de poner término anticipado al contrato de construcción, “lo que representa una intromisión en las facultades del servicio”.

Según el fiscal Bernardo Martorell, se realizó una nueva licitación sin la liquidación del contrato anterior y una intervención directa entre la empresa RVC con el subsecretario Castillo -a través de otro acuerdo de buenas prácticas- para continuar con la ejecución del proyecto. A esto se suma un aumento de obras de 12.800 millones de pesos “sin sustento administrativo y jurídico”.

También se cuestionaron un sobrepago a 35 funcionarios que no tendrían relación con el proyecto, que habría “distorsionado” los porcentajes de avance físico y financiero de la obra. Los 657 días originales del proyecto del Hospital Carlos Cisternas terminaron siendo 1169.

54 mil 957 millones de pesos hubo que inyectarle al proyecto del Hospital de Calama posteriormente en el gobierno de Michelle Bachelet para poder culminar las obras.

El sumario interno del Minsal, evacuado en enero de 2018, achacó responsabilidades a Luis Castillo, además del Hospital de Calama y Pitrufquén,  los retrasos de obras del Cesfam Norte, el Cesfam de Illapel, Cesfam de Juan Fernández, los Cesfam de Chonchi y Dalcahue; el Hospital Gustavo Fricke, el Hospital de Salamanca y en los hospitales de Rancagua, Puerto Montt y Exequiel González Cortés.

DENUNCIA: Estudio jurídico de los primos del Presidente Piñera demandan al Ministerio de Salud por 28 mil millones de pesos

  


Comentarios
To Top