Medio Ambiente

Oxiquim también asegura no ser responsable en intoxicación en Quintero-Puchuncaví

Parece que la intoxicación masiva de vecinos en Quintero y Puchuncaví se debió a una histeria colectiva, porque las empresas de la zona con el correr de los días empiezan a rasgar vestiduras y a manifestar que no son las causantes de la emergencia. De seguir así, poco menos que ten que tendrá que pedirse disculpas a las empresas por las molestias.
Primero fue ENAP, acusada a las pocas horas de la intoxicación por la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, sin estudios técnicos en la mano, situación que fue criticada e incluso parlamentarios han pedido una investigación rigurosa al parecer por un conflicto de interés, que además tocó tangencialmente al Presidente Piñera.
ENAP incluso habló de demandas por “daño reputacional” y contrató una empresa externa para certificar que no era  responsable del daño. A fines de la semana pasada, dio cuenta que los informes técnicos la exculpaban, mientras las autoridades seguían con medidas de paralización de faneas de dicha empresa. La mirada se volcó -entonces- a la única que tuvo en sus procesos una de las sustancias que provocó la intoxicación masiva, la empresa OXIQUIM.
Ahora, Oxiquim  salió al paso de las críticas descartando, por medio de una declaración pública, su responsabilidad en los hechos. 

En el documento lamentan “profundamente la situación de contaminación que afecta a Quintero y Puchuncaví y el sufrimiento que ha producido la reciente emergencia ambiental en nuestra comunidad. Solidarizamos con el dolor y angustia de los vecinos, trabajadores y de todos los que se han visto afectados”.

La compañía agregó en su comunicado que “ante las emergencias ambientales producidas, Oxiquim se abocó de manera exhaustiva a la revisión de cada uno de sus procesos, de las operaciones desarrolladas en sus instalaciones en los días previos y del cumplimiento de los protocolos de seguridad”.

Como resultado de dicho trabajo interno y de la información existente sobre las mediciones y revisiones externas realizadas por las autoridades, podemos señalar con responsabilidad que nuestros procesos son ajenos a los incidentes ocurridos y que Oxiquim no usa, comercializa ni almacena los componentes que se han asociado a los daños sufridos por la comunidad de Quintero y Puchuncaví”, apuntó igualmente el comunicado.

Asimismo, rechazó “las acusaciones infundadas e irresponsables en contra de Oxiquim, las que en definitiva afectan injustamente a las más de 80 personas que trabajan en las instalaciones de Quintero”.

Oxiquim anunció una serie de medidas que buscarán “entregar más tranquilidad y confianza a la comunidad sobre el alto estándar de seguridad” en cada una de sus operaciones:

– Contratación de la empresa independiente “Serpram” para monitorear las emisiones del terminal e instalaciones de transferencia y almacenaje, y dar acceso a los resultados de las mismas a las autoridades comunales y ambientales.

– Profundización de la política de acceso y conocimiento de sus instalaciones y operaciones por la comunidad, con invitaciones a autoridades regionales y comunales.

– Reforzamiento de los planes y equipamiento para responder, de manera más eficaz y oportuna, ante cualquier episodio de riesgo o emergencia.

Del comunicado, sin embargo, llaman la atención dos cosas: la revisión de procesos fue “interna”, al revés de ENAP que contrató una auditoria externa para deslindar responsabilidad en la intoxicación. En segundo lugar, por qué adopta la medida de “reforzar planes y equipamiento para responder, de manera más eficaz y oportuna, ante cualquier episodio de riesgo”, si ya dejó en claro que “Oxiquim no usa, comercializa ni almacena los componentes que se han asociado a los daños sufridos por la comunidad”.
  


Comentarios
To Top