Felipe Larraín fue parte de la creación de una estructura de sociedades, donde el cuantioso monto recibido del ente estatal como crédito (destinados a proyectos de innovación para pymes), fue usado para comprar 10 colegios particulares y subvencionados. La denuncia la reveló  Interferencia.cl.

“Eso es algo que ocurrió el año 2005 en el Gobierno del Presidente Lagos y la Presidenta Bacheleten un emprendimiento con un crédito que fue financiado en forma totalmente legal y del que yo me desligué el año 2010, antes de entrar al Gobierno”, aseguró el ministro de Hacienda.

Pero las fechas y las inversiones hechas con los dineros, dan para no pensar en frases tan “blancas”, de dineros que administrativamente pueden ser legales. Según Interferencia.cl el destino de los dineros no era hacer innovación. Era derechamente comprar colegios semiquebrados y rentabilizarlos. Eso no tiene otro fin que el lucro.

Efectivamente el negocio y crédito, en una sociedad entre Larraín y EducaUC se concreta en 2005 a través de la empresa Expertus. Tal como dice Larraín “ocurrió el año 2005 en el Gobierno del Presidente Lagos y la Presidenta Bachelet”, pero la estructura del “negocio pyme y la forma de financiarlo y cómo postular al crédito”, es anterior a esa fecha.

En 2003, el propio Larraín y otros empresarios habían ingresado al negocio de supervisión de Pýmes (colegios).

Señala Interferencia.cl: “Junto a sus socios formaron un holding que supervisa Pymes, que en este caso eran los colegios. Todo partió en 2003, cuando se creó la sociedad Prospectus Development, de la mano de Larraín y otros millonarios del país, como Alejandro Weinstein, Gonzalo Said Handl (BBVA), Raul Laban (Colo-Colo) o José Antonio Garcés (Consorcio Financiero). Prospectus Development se unió a la UC y dio vida a una nueva empresa llamada Ventanas. Ventanas controlaba el 75% de las acciones de Educa UC.

Larraín y la UC tenían por su parte un socio estratégico: el fondo de inversión privado Expertus, que fue el que se adjudicó el crédito de US$20 millones de CORFO para innovación, lo que le dio espaldas financieras expresado en los informes de Corfo como préstamo de capital de Riesgo por 500.000 UF.

Lo que no contaban era que estaba por aprobarse la Ley de Inclusión en educación, sumado a un fuerte movimiento de fin del lucro en la educación, que hicieron que, obviamente,el negocio finalmente no fuera tan atractivo como al principio. De hecho el ministro indica que se retiró el 2010 (justo antes de entrar al primer gobierno de Sebastián Piñera).

Es extraño que el ministro Felipe Larraín salga a hacer defensa de la legalidad de la obtención del crédito Corfo de US$20 millones, pero no haya dicho una sola frase respecto de cuál era el modelo de innovación a desarrollar en el ámbito educativo, requisito primordial en la obtención del beneficio estatal.

CORFO y los dineros para negocios empresariales

Una investigación periodística de CIPER en 2014, ya daba cuenta de esta situación con los recursos Corfo, en general: “las platas públicas en manos de Corfo con las que nuestro país promueve la innovación, la investigación y desarrollo para dar un giro a nuestro actual modelo productivo -basado en la explotación y exportación de recursos naturales, industria del retail y productos de baja complejidad-, se encuentran absolutamente capturadas por la élite empresarial. La misma que ha demostrado no tener capacidades para desarrollar e innovar en productos de alta complejidad. Los resultados de la anterior política no se han hecho esperar y durante 2013, declarado por el ex Presidente Piñera como el año de la innovación, Chile bajó del pobre lugar 39 al número 46 en el ránking mundial de innovación”.

En un documento de Corfo, se da cuenta el tema del programa de Capital de Riesgo aprobados. En el caso de Expertus, son 500.000 UF como señalábamos en párrafos anteriores.

Capital de Riesgo diciembre 2012 Corfo