Uncategorized

El antes y el después de la alimentación escolar en Chile

A partir del año 2013 se acumulan una serie de denuncias por la grave situación que aquejaba a los comedores de los alumnos beneficiarios de Junaeb a lo largo del país, más de 200.000 niños y niñas se ausentaban a la hora de recibir su almuerzo, cifra que corresponde al 15% de las raciones contempladas, estos datos fueron recopilados por el Centro de Investigación y Promoción de la Alimentación en Chile (CIDPAE), organismo encabezado por Cristian Martínez, ex director de Junaeb.

NutriChile, empresa encargada de la alimentación de Junaeb en aquellos días se justificaba burdamente, indicando que los menores no tenían hambre, no les gustaba la comida y preferían la de sus casas, además de mencionar que la disminución de la sal en los alimentos habría derivado en que los niños y niñas optaran por alimentarse con comida chatarra.

Por otra parte, se denunció que no se habían actualizado las minutas y no se habían realizado mejoras a las infraestructuras necesarias para entregar la alimentación a los menores, un reportaje de La Tercera arrojo que 6 establecimientos de la región Metropolitana que debían entregar 3.270 raciones diarias reportaban 47% de perdidas, es decir, 1.532 platos. El problema no sólo existía en la región Metropolitana, en Magallanes la Junaeb informaba, sin tener cifras concretas, que no podían atender a todos los menores por graves falencias en bodegas y mobiliario.

Ya en el 2015 se destapan otras irregularidades de las empresas Hendaya y Vertifrutti, entidades que se adjudicaron por trato directo y con un sobreprecio de más de $5.000.000.000 millones de pesos una serie de unidades territoriales, situación cuestionable desde el punto de vista de las grandes cifras asociadas.

Por otra parte, las empresas antes mencionadas estaban siendo investigadas por los posibles delitos de cohecho, negociación incompatible, fraude al fisco.

En el mismo periodo de las investigaciones, la empresa Hendaya fue notificada por una serie de sanciones que alcanzaban los $1.100.000.000 millones de pesos, que se sumaban a otra multa por $600.000.000 millones de pesos.

A partir del 2015, se integra un nuevo actor al servicio de alimentos para establecimientos educacionales a lo largo del país que reciben raciones de Junaeb, corresponde a la empresa Delibest (con inversión americana), quienes al día de hoy sirven más de 1.000.000 de comidas, baja estrictos estándares de calidad como la Norma HACCP y la ISO 22000, además de transformar el mercado al ser la primera empresa del rubro en garantizar la gratificación para sus trabajadores y contar con proveedores locales de pequeña y mediana escala con una inversión cercana a $2.700.000.000 millones de pesos.

También se han transformado en la primera empresa en contar con chefs profesionales para la elaboración de las minutas que se les sirven a diario a los niños y niñas a lo largo de Chile, mejorando sustancialmente la calidad y aceptabilidad de los alimentos por parte de los menores.

Esta nueva etapa en la alimentación escolar en Chile ha puesto en evidencia las malas prácticas que rondaban en un servicio tan importante para millones de familias y sus hijos que hasta la llegada de Delibest no recibían alimentación de calidad, afectando directamente su salud.

  


Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top