Policiales

Estudio de U. de Chile revela que “el daño que producen los balines son más parecidos a una piedra que a una bala de goma”

17 Noviembre 2019  08:40

Un estudio realizado por el Departamento de Ingeniería Civil Mecánica de la Universidad de Chile determinó que el material de los perdigones de Carabineros se compone solo de 20% de caucho y que el resto son minerales o metales de alta dureza como sílice y sulfato de bario, además de plomo.

El informe fue realizado por los académicos Rodrigo Palma y Patricio Jorquera. “La sílice hace que aumente la dureza del material y las partículas de plomo hacen que aumente su peso», explicó el primero.

«Ambos efectos, dureza y energía, hacen que se aumente significativamente el daño que producen los balines. Son más parecidos a una piedra que a una bala de goma”, añadió el profesor Palma.

Los expertos en materiales caracterizaron la muestra de perdigón, realizando análisis y ensayos para identificar sus materiales componentes, además de sus propiedades físicas como densidad y dureza.

De acuerdo con los ensayos realizados, se concluyó que los perdigones analizados contienen un 20% de caucho y el 80% restante corresponde a otros compuestos (sílice (SiO2), sulfato de bario (BaSO4) y plomo (Pb). Como resultado la dureza del perdigón es de 96.5 Shore A, lo que está directamente relacionado con el daño que puede causar.

Al respecto la directora del departamento, Viviana Meruane, dijo que “el hecho de que sean más duros que la goma hace que produzcan más daño y penetren en el cuerpo. Un balín de goma debería solo rebotar y dejar un hematoma, pero los que ocupan Carabineros penetran”.

El documento fue elaborado a solicitud de la Unidad de Trauma Ocular del Hospital El Salvador, que requería la composición de los proyectiles utilizados por la policía para entender las razones del elevado número de personas con traumas oculares.

Según la Sociedad Chilena de Oftalmología (Sochiof), las cifras de víctimas oculares durante las protestas han superado a las 200 personas; el 60% padeció una disminución severa de la visión, mientras que casi el 30% quedó completamente ciego en un ojo.

  


  


Comentarios
To Top