Entrevista Exclusiva

Padre Berríos: “Este movimiento no nació de los pobres, fue de la clase media que están aterrados que un familiar se enferme”

Padre Berríos: “Este movimiento no nació de los pobres, fue de la clase media que están aterrados que un familiar se enferme”

El padre Felipe Berríos se ha transformado en un ícono pop de nuestro país, dice lo que piensa, le moleste a quien le moleste, no tiene pelos en la lengua para hablar de política, religión y fútbol. Es un hombre consecuente que hace cinco años dejó todo para establecerse en el campamento de la Chimba desde donde construyó una iglesia, un centro de formación técnica y un comedor que recibe a cientos de niños y permita a sus madres y padres trabajar. Llegamos hasta Antofagasta para conversar con él sobre el estallido social.

¿Qué fue lo que más le sorprendió del estallido social?

Me sorprendió que en una sociedad consumista e individualista, la gente quería estar junta en las plazas, en las calles, se cantaba el baile de los que sobran y el derecho de vivir en paz. Lo convocó un Chile más digno, es la dignidad la que quiere recuperar el pueblo. Este movimiento no nació de los pobres, fue de la clase media y media baja que están aterrados de que un familiar se enferme de cáncer, envejezca o que se genere un gasto extra y se cae en la pobreza, que viven endeudados, más que clase media yo le llamaría la clase endeudada.

¿Qué le pareció el acuerdo por la paz y las instituciones realizado por los parlamentarios?

Esto no se resuelve de una sola vez, se resuelve con varias cosas.  A la enfermedad directa hay que bajarle la fiebre, y la fiebre son las pensiones miserables, los sueldos bajos, la salud que es un negocio y la educación que también es un negocio, eso es lo inmediato. Pero también, es necesario ir a la causa de la enfermedad y ahí, se debe cambiar la Constitución, lo que quieren los chilenos es un trato distinto, no quieren chilenos de 1era y 2da clase. También se resuelve no dejando en la impunidad los delitos que han habido, que no quede en la impunidad a los chiquillos que les han sacado un ojo. La justicia tiene que ser en Chile no solo para los pobres sino para todos.

 

Lo importante es que esto no se resuelve sin las instituciones, pedir la renuncia de Piñera, nos pone en un escenario complejo, la última vez que el senado acusó a un presidente fue con Allende y terminó en un golpe de estado. Hay que repararlo con las instituciones aunque sean débiles.

¿Cómo ha visto el manejo del gobierno en esta crisis?

El Gobierno ha actuado tarde y mal, le pasó lo mismo que a la jerarquía de la iglesia, está hablando otro lenguaje, es por esto que esta frase Chile despertó es muy buena. Sin embargo, en el último tiempo me sorprendió que se quedara callado y dejará que la gente se exprese y haga cabildos creo que esa es la actitud que tiene que tomar. Hoy es tiempo que la gente se exprese ya no en las plazas ahora en los cabildos.

¿Cómo ha sido su experiencia participando de los cabildos que se han realizado en Antofagasta?

He participado de varios cabildos y la gente está sintiendo suyo el país, está diciendo lo que opina, ¿Cómo me gustaría Chile? ¿Qué me molesta del país? ¿Por qué sufro? y ha salido en todos lados, mejor salud, educación y pensiones, creo que esas son las tres propuestas más grandes y para que eso se pueda producir hay que cambiar la constitución.

¿Qué mensaje le entregaría a la gente que ha salido a las calles a manifestarse?

Ahora hay una segunda etapa, los cabildos, de conversar, de que no nos vendan la pomada, que esto no se resuelve sin las instituciones y las instituciones por muy débiles que sean son la protección al más débil y el muro del prepotente. En un país donde no hay instituciones, el prepotente y el poderoso reina. Ahora nos gustaría que las instituciones fueran más fuertes y funcionaran mejor. En esta segunda etapa, debemos sentarnos a conversar hay que tener cuidado con los iluminados de extrema derecha o quienes piden sacar a Piñera.  Yo diría que la manera de protestar ahora es conversando qué país queremos y cómo soñamos Chile y escucharnos respetuosamente, un trato distinto entre los chilenos.

 

Comparte esta noticia:

  


  


Comentarios
To Top