Política

Frente amplio en la cuerda Floja

Las decisiones que llevaron al quiebre del movimiento

Corrían los primeros días del año 2017 y el Frente Amplio se inscribía como una coalición política conformada por catorce partidos y movimientos políticos de izquierda, liberales, igualitarios y ciudadanos con el objetivo de superar la eterna división entre izquierda y derecha de la Nueva Mayoría y Chile Vamos.

El Frente Amplio se conformó con los siguientes partidos, Revolución Democrática, Partido Humanista, Partido Liberal de Chile, Partido Ecologista Verde, Movimiento Político Socialismo y Libertad (SOL), Movimiento Democrático Progresista, Movimiento Democrático Popular (MDP) Poder Ciudadano, Izquierda Libertaria, Izquierda Autónoma, Movimiento Autonomista, Nueva Democracia, Partido Igualdad y Partido Pirata.

A fines del 2017, el FA marca un hito en la última elección presidencial, cuando su candidata a la presidencia, Beatriz Sánchez, obtuvo 1.336.824 votos, equivalentes al 20,27% de los sufragios totales, si bien, quedó fuera de la carrera presidencial el porcentaje obtenido fue inesperado y un claro triunfo quedando en muy buen pie para el futuro. A esto se suman 1 senador, 20 diputados y 18 Cores, siendo uno de los mejores resultados electorales de un movimiento cómo este.

Durante los años 2018 y 2019, no había mayores críticas al movimiento, sin embargo, el estallido social producido en octubre llevó a las cúpulas de partidos a tomar decisiones, que sin lugar a dudas tuvieron un gran costo. Es así, como la firma del Acuerdo por la Paz y las Instituciones y el posterior voto de los grandes referentes del conglomerado como Giorgio Jackson, Gabriel Boric y Gonzalo Winter, a favor de la ley de antiencapuchados. Si bien, posteriormente pidieron disculpas por votar en general, sin pensar en los detalles de la ley, como algunos que van en contra de las manifestaciones libres y espontáneas, provocó malestar en sus militantes, quienes incluso tomaron la decisión de retirarse del FA.

El primero en manifestar su descontento con la firma de Gabriel Boric en el Acuerdo fue el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, quien junto a 72 militantes de Convergencia Social decidieron renunciar al partido indicando que esto, «no constituye el espacio que permite impulsar de forma adecuada la política de transformaciones democráticas que requiere el momento actual” e hicieron un llamado a  “aportar de manera independiente y autónoma a la construcción de un proyecto de izquierda del siglo XXI desde los diferentes lugares que nos corresponda actuar”.

A esto, se sumó el Partido Ecologista Verde, PEV, que decidió dejar el conglomerado e iniciar un camino propio, luego de expresar su rechazo a la forma en que algunos partidos del bloque condujeron la discusión por una nueva Constitución.

A fines de noviembre en tanto, se suma el Movimiento Democrático Popular, quienes aseguraron que el pacto suscrito fue, «de espaldas al pueblo, sin preguntarle si quiera a sus bases, sin conversar sus contenidos con Unidad Social y el resto de las orgánicas», así lo comentó la cúpula del partido.

“La regla de los dos tercios para las mayorías cualificadas, y la elección de representantes en base a los padrones y criterios del sistema de partidos actuales, no asegura la realización de una Asamblea Constituyente soberana con representación de movimientos sociales, cuotas de género, pueblos indígenas”, indican.

Uno de los últimos en retirarse del FA es el Partido Humanista quienes el 12 de diciembre informaron que luego de un proceso interno de consulta online, el 72,2% de los militantes facultados para votar decidió retirarse del Frente Amplio, en rechazo al apoyo de sus principales partidos al acuerdo constitucional firmado por las principales colectividades de oposición.

La presidenta del partido, Catalina Valenzuela, indicó qué de un total de 482 personas habilitadas para votar (85,5%), 348 militantes votaron por retirarse del FA, mientras que 134 lo hicieron por permanecer en la coalición «para recuperar sus objetivos fundacionales en una actitud crítica y de evaluación permanente».

«Como Partido Humanista comenzamos hoy una nueva etapa, hay un antes y un después de esta definición. Podemos recordar que el Frente Amplio ha sido nuestra casa, nuestro espacio de definición política hasta hoy y esto nos enfrenta a un episodio nuevo», señaló Valenzuela.

Lo anterior ha hecho que el futuro de este movimiento se vuelva incierto y pierda cada día más adeptos, el costo de las decisiones tomadas los hizo perder el capital político que ya acumulaban y será muy difícil recuperarlo.

  


Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top