Salud

Nueva ley de fármacos: ¿Beneficiando a los mismos de siempre?

Si bien la nueva ley les quitará a los médicos el poder de prescribir medicamentos de una marca en particular, algunos creen que se podría generar una nueva mala práctica: que los mismos profesionales de estas cadenas decidan qué remedio recetar.

El 27 de noviembre del 2019 el presidente de la Cámara de Diputados, Iván Flores, registró en oficio la última modificación realizada al proyecto de ley de Fármacos II y que fue enviada al presidente del Senado, Jaime Quintana, para así poder continuar con la tramitación.

Este martes se revisará la iniciativa que establece la prohibición de la integración entre laboratorios y farmacias, la modificación al artículo 101 del Código Sanitario sobre recetas médicas, entre otras cosas, en la Comisión de Salud del Senado.

El proyecto indica que los médicos tendrán que recetar los medicamentos bajo su “denominación común internacional”, lo que significa que él debe indicar el principio activo conocido mundialmente. Esto ha sido visto por varios actores de la salud como una forma de generar menor efectividad en el lobby de los laboratorios con los facultativos.

A pesar que muchos reconocen necesaria la intervención, temen que ahora la relación pase de las grandes cadenas a los laboratorios farmacéuticos. Algo que ha existido hace años y se modificó en la ley de Fármacos I al prohibir la entrega de bonos a los químicos farmacéuticos que vendían ciertos tipos de productos.

Mayor es la preocupación luego que las empresas como Farmacias Ahumada, Cruz Verde y Salcobrand fueran condenadas en primera instancia por infringir la ley del consumidor.

Según información de la Fiscalía Nacional Económica en su estudio sobre medicamentos en Chile publicado en noviembre del año pasado, detectó que los laboratorios realizan una inversión sobre los US$200 millones al año para promover sus marcas.

La presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, señalo a INTERFERENCIA que “existe un desafío como Colegio Médico profesional de lograr distancia la industria farmacéutica con el ejercicio profesional de la medicina. Hay un marketing activo, que intenta incidir en la prescripción médica”.

Si bien la FNE detectó en su estudio que el 80% de los medicamentos en Chile no cuentan con una alternativa bioequivalente, la modificación incluida una propuesta para su inclusión, pero tal como se discutirá este martes en la Comisión del Senado sólo considera la mención de la denominación del común internacional.

Para la presidenta de la Asociación Industrial de Laboratorios Farmacéuticos de Chile (Asilfa), Marcela Sabaini, prescribir un medicamento sólo con DCI y sin darle la posibilidad al doctor de incluir una marca podría tener sus reparos. “Qué pasa si en la decisión, el medicamento adquirido genera un efecto no deseado en la salud o no genera el resultado esperado. Viene la consecuencia de a quién hago responsable: ¿a mí como paciente? ¿al doctor que no me dijo? ¿o al químico farmacéutico que me vendió el medicamento”

Adicionalmente indicó que “nosotros apoyamos la prescripción por la DCI, con objeto de transparentar la información al paciente, pero siempre respetando la facultad del médico de sugerir una marca de acuerdo a su experiencia clínica”.

Además, agregó que las farmacias no tienen exigencias de listas mínimas de productos, no hay un reglamento sobre variedades. “Como la ley no te obliga a tener variedad de una molécula, la pregunta es: ¿quién decidirá lo que la farmacia decida tener para vender?”.

Otro temor que existe con este nuevo proyecto es un nuevo arreglo de los laboratorios con las farmacias, incentivando a este último a poseer un mayor abastecimiento de una línea de medicamentos.

Uno de los creadores de la ley de Fármacos II, el senador Guido Girardi (PPD), indicó a INTERFERENCIA que el hecho de recetar por DCI es un gran logro, y aseguró que el próximo paso es “incorporar la fijación de precios”. “Hoy los laboratorios marginan un 50%, cuando en cualquier negocio un 15% de margen ya es una locura. Las cadenas les compran a los laboratorios y vuelven a marginar un 50%, eso es escandaloso”.

  


  


Comentarios
To Top