Congreso

Ley Gabriela amplía los tipos de femicidios ocurridos en cualquier relación amorosa, sexual o de convivencia.

Las cifras de femicidios consumados en lo que va del 2020 según el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género asciende a dos, mientras que cuatro resultaron frustrados. Estas cifras fueron razones suficientes para acelerar la aprobación de la Ley Gabriela que se encontraba dormida en el congreso.

Este proyecto de ley es un gran avance para el país, pues a partir de la promulgación será sancionada la violencia de género en contra de las mujeres no importando si establecieron una relación sentimental, sexual o de convivencia con sus agresores.

A partir de esto se amplía el concepto a “Femicidio por causa de género”,” que incluye todos los casos en que ocurran este tipo de hechos fuera de la relación afectiva y “femicidio íntimo”, que incorpora la relación de pareja con el autor del delito habiendo existido o no convivencia.

Por lo tanto, la ley incluye todo tipo de relaciones amorosas o sexuales, entre ellas el pololeo y la muerte de una mujer mientras ejercía la prostitución. También se incorpora la violación con homicidio.

El delito de matar a una mujer que es o ha sido su cónyuge o conviviente, o con quien tiene o ha tenido un hijo en común será sancionado con la pena de presidio mayor en su grado máximo (15 años y 1 día a 20 años) a presidio perpetuo calificado, pena máxima en Chile, que le impide solicitar libertad condicional antes de 40 años de privación de libertad efectiva

Dentro de sus modificaciones al Código Penal, establece que, si un hombre viola y asesina a una mujer, el delito tendrá el nombre de violación con femicidio. La misma pena se impondrá al hombre que mate a una mujer por razón de tener o haber tenido con ella una relación de pareja de carácter sentimental o sexual sin convivencia.

Agrega que el hombre que mate a una mujer por razón de su género será sancionado con la pena de presidio mayor en su grado máximo (15 años y 1 día a 20 años) a presidio perpetuo (se le puede conceder la libertad condicional tras 20 años de privación de libertad efectiva).

Para determinar que existió femicidio con razón de género se deberá probar que el hecho se produjo como consecuencia de la negativa de establecer una relación de carácter sentimental o sexual; que la víctima ejerza o haya ejercido la prostitución, u otra ocupación u oficio de carácter sexual; por motivos de orientación sexual, identidad de género o expresión de género de la víctima; haber ejercido violencia sexual antes de cometer el femicidio; Haberse cometido en cualquier tipo de situación en la que se den circunstancias de manifiesta subordinación por las relaciones desiguales de poder entre el agresor y la víctima, o motivada por una evidente intención de discriminación.

En relación a los agravantes, el proyecto señala que se considerarán cuando:

 

  1. La víctima se encuentre embarazada.
  2. La víctima fuera una niña o una adolescente menor de dieciocho años de edad, una mujer adulta mayor o una mujer en situación de discapacidad.
  3. Cuando se haya dado muerte a la víctima en presencia de sus ascendientes o descendientes.
  4. Cuando fuese perpetrado en el contexto de violencia física o psicológica habitual del hechor contra la víctima.

Tratándose del delito de femicidio, el juez no podrá aplicar la atenuante de responsabilidad penal “de obrar por estímulos tan poderosos que naturalmente hayan producido arrebato y obcecación».

La ley Gabriela viene a hacer justicia por Gabriela Alcaíno y su madre, Carolina Donoso, quienes murieron en manos de un ex pololo de Gabriela y por todas las mujeres que hoy sufren distintos tipos de violencia.

 

 

 

 

  


Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top