Política

Modernización a la ley del Sence afectaría a más de 600 mil trabajadores

El Proyecto de Ley SENCE sobre modernización de la Franquicia Tributaria y modificación de fondos públicos que propuso el Gobierno de Sebastián Piñera y que actualmente tramita el congreso con suma urgencia tiene el énfasis puesto en beneficiar a las grandes empresas, perjudicando a las pymes y sus trabajadores.

Este proyecto incluye una serie de modificaciones entre las que se destaca el copago del 20% a la capacitación, es decir, lo que antes era financiado por el estado a partir de ahora será financiado en un porcentaje por los propios trabajadores. Si bien esto no se aplicará a las pymes que facturen menos de 1500 millones de pesos, es importante mencionar que en el Chile actual es muy difícil que los trabajadores destinen parte de este salario para capacitarse.

Este cobro significará en el corto plazo una reducción de la capacitación en Chile del 60%, impactando diversos sectores productivos, especialmente la construcción y la agricultura, que están marcadas por el desempleo y la incertidumbre de estos días.

Otra de las repercusiones que traerá esta ley de ser aprobada es que aquellos profesionales que desempeñan su labor en las áreas de capacitación al interior de las organizaciones, podrían ver elevada su tasa de cesantía.

Las cifras anteriormente expuestas resultan alarmantes si agregamos que en el presente solo un 4,6% de los trabajadores se capacitan al año, dejando en evidencia una falta de efectividad en el sistema.

Las críticas no han esperado, es así como la ex ministra del trabajo del segundo Gobierno de la Presidenta Bachelet, Alejandra Krauss, y el ex Director Nacional del Sence, Pedro Goic, revelaron en entrevista al medio RH Managment que la modificación a la ley del Sence afectará a los trabajadores que menos ganan, ya que el copago sólo favorecerá a quienes ganan más, y en ese caso una mayoría significativa de nuestra fuerza laboral no accederá a la capacitación. Entonces, quiénes podrían pagar por la capacitación. Con seguridad el 1,7% de personas que gana sobre 3 millones de pesos, y quizá, con suerte, el 13,3% de los ocupados con ingresos mayores o iguales a $1.000.000.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Organismos Técnicos Intermedios de Capacitación, Asotic, Michel Faure, va más lejos y afirma que el gobierno de Sebastián Piñera quiere meterle la mano al bolsillo a los trabajadores para financiar una agenda social prometida en campaña. ¿Qué significa? El pozo que dispone el Estado para la franquicia Sence es de 140 mil millones de pesos, y en lógica de buen especulador bursátil de nuestro presidente, ahí hay una oportunidad de apropiación (ver Crónica secreta de la economía chilena, de Carlos Tromben).

Asimismo, Carlos Linares, presidente de la Asociación de Organismos Técnicos de Capacitación de Chile, AGMO, denuncia la letra chica de la ley de modernización de franquicia tributaria y habla de cesantía para el sector.

Por lo último, la mesa de Unidad Social, que representa a cientos de sindicatos y movimientos sociales, rechazan tajantemente este proyecto que lo consideran regresivo. Denuncian que el copago provocará una disminución masiva de capacitación en más de 600 mil trabajadores menos calificados.

Un cambio a la ley del sence no puede ser discutido a puertas cerradas, sino incluyendo a los principales actores vinculados a la capacitación como los trabajadores, sindicatos, movimientos sociales, gerentes de recursos humanos y expertos gremiales, CUT, OTEC, OTIC y académicos, que desde la experiencia y el conocimiento permitan crear una ley que sea un aporte y prepare a los trabajadores para enfrentar los nuevos tiempos como la revolución industrial 4.0 y la automatización.

 

  


Comentarios
To Top