Política

Suprema lamentó situación social que vive el país y pidió más diálogo

El presidente de la Corte Suprema, Guillermo Silva, lamentó la situación que vive el país tras el estallido social, llamando a todos los actores sociales y políticos a ceder en sus posturas y a buscar diálogo.

Silva, encabezó su primera inauguración del Año Judicial ante el Presidente Sebastián Piñera, además de otros personeros de distintos poderes del Estado e instituciones públicas.

«Sentimos un profundo pesar por la situación que vive nuestro país y, en especial, por la privación de la vida y la integridad física y psíquica que han sufrido chilenas y chilenos tras el denominado estallido social», comentó Silva.

Asimismo, hizo ver la preocupación de la Suprema por el grado «de tensión que se vive en la actualidad, que revela una división que la democracia invita a superar. Estamos en una situación especialmente delicada, con énfasis muy marcados que, en ocasiones, hacen difícil visualizar consensos o soluciones alcanzables al corto plazo».

En este sentido llamó a los actores políticos y sociales a hacer un esfuerzo por escucharse recíprocamente.

«(…) creo imprescindible hacer un llamado a los actores políticos y sociales a hacer un esfuerzo por escucharse recíprocamente, partir por aquello en que existe acuerdo, pensar en lo que puede ser objeto de consenso y ceder posiciones donde sea necesario conforme a los intereses superiores del país y de la comunidad, a fin de ir allanando el camino hacia decisiones colaborativas, construidas y de las que todos se sientan parte», remarcó.

Sobre el estallido social en sí, dijo que ha «puesto de manifiesto un descontento profundo que desde hace tiempo se venía gestando en nuestro país y que nos debe hacer pensar sobre nuestra capacidad de apreciar los contextos y advertir el sentir social».

Agregó que a su juicio, es «un aprendizaje doloroso, en el que todos los actores sociales, políticos y económicos tenemos algo que aportar, sin romper, insisto, los deberes y el respeto de separación de funciones».

El presidente de la Corte Suprema, reconoció tensiones con el Tribunal Constitucional por cuestiones de competencia e interpretación jurídica, aunque puntualizó que «hemos sabido superar esa tensión, volviendo al clima de cordialidad».

Sobre el proceso constituyente, el plebiscito del 26 de abril y la elección de los constituyentes que podría producirse en octubre, expresó que el Poder Judicial está analizando el actual régimen constitucional y los posibles cambios que podrían experimentarse, precisando que «aunque la tarea no es sencilla…el esfuerzo vale la pena, pues permitirá contribuir en la discusión que se daría en el seno del proceso constituyente para la adopción de decisiones informadas, que dictarán el porvenir de nuestra República en las próximas décadas».

  


  


Comentarios
To Top