Deportes

¡Justicia para Deportes Concepción!

Fernando Tapia

Periodista de Radio Pauta, de reconocida trayectoria por sus años en Mega y Chilevisión. Coautor del libro «Juego Sucio».

 

“No solo fue un enorme acto de injusticia, sino que además tuvo serias y graves faltas de procedimiento”, comenta el periodista Fernando Tapia en la siguiente columna que explica por qué fue un error desafiliar al histórico club “Lila”. 

Por Fernando Tapia

Ya pasaron cuatro años desde que el Consejo de presidentes de la ANFP, en votación casi mayoritaria y con el respaldo de la directiva de Arturo Salah, decidió la desafilación de Deportes Concepción de toda actividad del fútbol profesional chileno. Cuatro años sin que nadie se haya hecho responsable de tal descalabro económico y deportivo. Un severo castigo en donde los únicos que terminaron sufriendo las consecuencias fueron sus socios e hinchas, los mismos que, organizados, han ido levantando el club desde las cenizas.

La pregunta es: ¿qué pasó con aquellos personajes que provocaron el desastre? ¿Es acaso Sergio Jadue el único responsable de todos los males? Y la respuesta es no. Aquí hubo dirigentes con nombres y apellidos que, coludidos, utilizaron a Deportes Concepción como una plataforma para desviar recursos de todo el fútbol chileno para beneficio propio.

Literalmente una estafa cometida ante la pasividad culposa de toda la casta directiva. En Concepción saben de quiénes se trata. Los mismos que estuvieron al frente de la concesionaria Fuerza, Garra y Corazón. Algún día deberán responder por este enorme daño sujetos como Pablo Tallarico, Adolfo Sabando, Luis Polnoroff y especialmente Nibaldo Jaque, este último quien fuera el secretario general de la ANFP en la administración Jadue.

Los actuales dirigentes del Club Social de Deportes Concepción poseen documentos que acreditan que Jaque jamás dejó de ser accionista de la empresa concesionaria de la institución mientras formó parte de la directiva del fútbol chileno. Otra de las innumerables violaciones flagrantes a los estatutos durante esa época oscura. Desde adentro, y estando sentado en los dos lados de la mesa, Nibaldo Jaque permitió el sobre endeudamiento del club, autorizando millonarios préstamos fuera de regla para el equipo “Lila”, dineros que por lo demás nadie sabe dónde están.

Cuando en abril de 2016 la directiva de Salah propuso la desafiliación de Deportes Concepción, lo hizo apelando exclusivamente a aspectos técnicos. Cifraron en más de 1800 millones de pesos la deuda con la ANFP y agentes externos. Pero no hubo voluntad de estudiar y ponderar los aspectos de fondo, los porqué Concepción había llegado a esa situación.

Los audios secretos del consejo de presidentes del 26 de abril de 2016 revelados por radio PAUTA, demuestran que las voces de advertencia de los representantes de Colo Colo, Universidad de Chile, Santiago Morning y Cobreloa, que exigían una salida alternativa a la expulsión, no fueron escuchadas. Se argumentó que había que tomar una decisión drástica en beneficio de la industria, de lo contrario entre todos debían asumir la millonaria deuda. Una injusticia enorme para un equipo que representa a la segunda ciudad más importante de Chile.

Fue tal el nivel de desprolijidad que incluso la votación fue acomodada a los intereses de la mayoría. Los estatutos establecen que para que un club sea desafiliado, debe contar con la aprobación de 4/5 de los votos. Matemáticamente 38,4 sufragios del consejo. Aquél día negro para el cuadro del Biobío, la opción por la desafiliación obtuvo 38 preferencias. Y pese a la observación del representante de Santiago Morning, el entonces secretario general y actual presidente de la ANFP, Sebastián Moreno, simplemente cerró la sesión, marcando la suerte de Deportes Concepción.

Peor aún. En 2019, una empresa que asegura haber hecho un millonario préstamo por 250 millones de pesos a la concesionaria Fuerza, Garra y Corazón, presentó una querella por el no pago de la deuda. Los ex regentes, ya nombrados en esta columna, prometieron devolver el dinero con las cuotas del CDF que le correspondían al club. Y para eso contaron con la autorización –quién otro- de Nibaldo Jaque, que firmó un documento a nombre de la ANFP comprometiendo saldar la deuda.

El juicio ha seguido avanzando. De hecho han tenido que declarar Arturo Salah y Sebastián Moreno, en calidad de testigos y asumiendo la responsabilidad institucional.  Pero lo interesante es que entre las pruebas aportadas por la empresa perjudicada, se acompañó un peritaje judicial que señala que “del total de las deudas de Deportes Concepción, no todas están respaldadas por documentos”. En otras palabras, las cifras con las que la directiva de Salah propuso al Consejo de Presidentes la desafiliación del club, no estaban totalmente consolidadas. La fiscalía de Macul-Pañalolén que lleva el caso, ha pedido un nuevo peritaje para ratificar el primer informe. De confirmarse, la certeza sería absoluta:

La desafiliación de Deportes Concepción no solo fue un enorme acto de injusticia, sino que además tuvo serias y graves faltas de procedimiento y de violación a los estatutos, que le restan toda legitimidad.

Es imposible devolverle a los “Lilas” los años perdidos en el profesionalismo. Quizás lo único positivo es que el club ha vuelto a estar en manos de sus socios e hinchas, que con una pasión emocionante, lo están regresando a su sitial. Pero el pasado no se puede olvidar. Es tiempo de seguir conociendo toda la verdad y de no ocultar la basura bajo la alfombra. Nunca es tarde para buscar y exigir ¡justicia para Deportes Concepción!

Fuente: ElAgora.net

  


Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top