Nacional

Van Rysselberghe mete cuco y amenaza con que Chile se convertirá en Venezuela

La presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, insiste en que nuevo Ingreso Familiar de Emergencia debe tener un carácter decreciente, al menos en tres de los seis meses en que se entregaría, como una forma de ayudar a la reactivación de la economía.
La senadora argumentó que “si va a ser, por ejemplo, por seis meses a partir del que ya se dio, los primeros tres meses debiera ser un monto plano porque es un ingreso para ayudar a las familias que no pueden salir a trabajar. Nosotros lo que pensamos es que esto tenía que alargarse por tres meses y los primeros tres meses que fuera un ingreso plano. Que posteriormente fuera decreciente, porque con eso pensamos que en unos seis meses más es probable estar en condiciones de generar reactivaciones y que el foco de las ayudas vayan no solo en ayudar a las familias que no puedan trabajar, sino que ayudar a las familias a que puedan encontrar trabajo”.

“Es evidente que un país no se puede sostener eternamente con subsidios que no generan productividad -añadió- porque se acaba la plata no más en algún minuto. Creemos que hay que ayudar lo que más se pueda el tiempo necesario, pero que hay generar incentivos para que cuando se vea la luz al final del túnel, la gente tenga incentivos para ir a buscar trabajo”.

Van Rysselberghe añadió que “un país que no es rico como el nuestro, que tiene que producir, no puede
vivir en base a subsidios a las familias, en base a transferencias directas. El Estado tiene que ayudar a quienes lo necesitan, pero quienes pueden trabajar tienen que hacerlo y por eso los recursos del Estado tienen que ir a fomentar trabajos y la creación de trabajos, cuando se pueda evidentemente”.

“No puede ser de un día para otro, evidente, pero tampoco puede ser que esta transición no se haga. Si no, no es sostenible y vamos a terminar como Venezuela, como está avanzando Argentina… porque igual que la plata de una familia, la plata de un país en un minuto se termina”, señaló la senadora.

Sobre el monto del subsidio, Van Rysselberghe estima que “para una familia de cuatro personas, del orden de 300 mil pesos, que es el ingreso mínimo más el ingreso mínimo garantizado. Lo consulté con economistas y me decían que claro, a eso hoy hay que sacarle transportes, todo lo que tienen que ver con actividades fuera del hogar y se llega del orden de una familia de cuatro personas a 300 mil pesos, es un tema que evidentemente se puede discutir, pero creo que hay una parte objetiva para avanzar”.

  


Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top