Covid-19

Alcalde de Rancagua: «La cuarentena es dolorosa, necesaria y tardía»

20 Junio 2020  12:12

El alcalde de Rancagua, Eduardo Soto, manifestó sus preocupaciones en el comienzo del confinamiento obligatorio para su comuna y Machalí. El edil aseguró que la cuarentena por si sola «no es la solución, si no va acompañada de una debida y eficiente y permanente fiscalización, que es lo que pedimos desde siempre».

Sin embargo, para Soto lo más importante es la situación social. «En Rancagua viven 240 mil habitantes y tiene 51 mil hogares en el 40% más vulnerable, no es una cifra menor», dijo a CNN Chile.

«A nosotros nos asignaron del programa ‘Alimentos para Chile’ 6.622 cajas de mercadería. Una comuna, que no la voy a nombrar de la Metropolitana, con 150 mil habitantes, 40 mil cajas de mercadería. Entonces, como decimos acá en la zona rural, está un poquito mal pelado el chancho», argumentó.

La autoridad comunal catalogó la cuarentena como «dolorosa, necesaria, tardía. Nos habría gustado que hubiera sido mucho antes, cuando lo comenzamos a pedir con los alcaldes de la zona metropolitana el 18 de marzo. Si íbamos a chocar con una muralla, era mejor que la cuarentena fuera antes de manera que el impacto no fuera de la magnitud que es, en donde hay más de 40 fallecidos en la región y 3 mil contagiados», planteó.

Sobre las condiciones de la red de salud, Soto reconoció que todavía hay pacientes trasladados de la Región Metropolitana en la zona. «Las autoridades de salud nos han asegurado que existen camas críticas disponibles», afirmó el edil, quien de todas maneras no se confía.

«Uno nunca puede decir que está perfectamente preparado porque la alta tasa de positividad en la región es una de las más altas del país y en algunos casos, en Rancagua, un día hubo un 70% de positividad, una cifra extremadamente alta», reconoció.

Sobre las medidas de desplazamiento en la zona, el alcalde señaló que se habilitaron dos aduanas sanitarias en el eje de avenida San Juan -que conecta Rancagua con Machalí- y en el sector de la carretera El Cobre.

«Esas aduanas van a ser muy estrictas, van a controlar cada vehículo, habrán aglomeraciones. La idea es que cada persona que pase vaya premunido de su respectivo permiso. El que va a la bomba de bencina el expendedor le va a solicitar, antes de cargar, que presente su permiso. Lo mismo va a suceder en los supermercados y en todos los comercios», informó Soto.

«La idea es que tengamos una cuarentena ejemplar, entendiendo que de esta vamos a salir lo más breve posible en la medida que cada habitante, tanto de Rancagua como de Machalí, entienda y asuma que esto es responsabilidad de todos», recalcó.

  


Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top