Editorial

El crimen de Ámbar, la derecha represiva y el indulto de Piñera para asesinos de lesa humanidad…

6 agosto de 2020   06:45

Hoy el Estado opresor del gobierno de Piñera, y su ministro del Interior, privilegian mantener privados de libertad a los presos del Estallido Social, sin antecedentes penales, por delitos que están siendo investigados. Y a pesar de la crisis sanitaria en las cárceles no se les concede el arresto domiciliario ni tampoco el principio de presunción de inocencia por ser primerizos. ¡Mano dura para los que protestan y punto!

La derecha aplaude y financia una agenda de represión donde millones de dólares se van para máquinas de guerra, perseguir a dirigentes sociales y hacer “inteligencia” vía sistemas de seguridad y vigilancia. En el parlamento, Chile Vamos aprueba, con la concomitancia de algunos parlamentarios de oposición, una batería de leyes que busca acorralar y asfixiar la protesta social. Su discurso, amplificado por los medios del duopolio, dice que es para aislar a los violentistas. Su saldo es como siempre, histórico:3.823 heridos, 460 ciudadanos con daño ocular, 34 de ellos con pérdida o estallido, además de Fabiola Cantillay y Gustavo Gatica ciegos por la brutalidad policial. Las denuncias por violaciones de derechos humanos cometidas por agentes de Estado son noticia en el mundo, otra vez, y todos los informes de organismos internacionales sobre DD.HH. en Chile son lapidarios.

En la Araucanía, las fuerzas de orden se unen con grupos de civiles para silenciar la causa mapuche y teñir con un manto de violencia sus legítimas aspiraciones territoriales ancestrales. Y entre gallos y medianoche, Piñera indulta a asesinos de lesa humanidad. Nuevamente, mano dura para los que protestan y amenazan los intereses de los poderosos y una blanda para los violadores de los derechos humanos que los defendieron.

Toda la lógica represiva ha sido fomentada, construida y diseñada por una derecha que a través de la intimidación y el miedo institucional desea mantener sus privilegios. ¡Ese es su interés real! Este objetivo ontológico del momiaje deja afuera las posibilidades de poner más recursos humanos y tecnológicos para prevenir los femicidios y proteger a las mujeres del acoso y el abuso, por ejemplo. La mirada inquisidora de la derecha, y del gobierno de Piñera, tampoco permite la reinserción de los presos y la detección oportuna de psicópatas y asesino reincidentes. Las cárceles están abandonadas y abarrotadas. Y los pocos recursos en seguridad siguen siendo prioritarios para la fuerzas especiales represivas y sus órganos afines.

Hasta que la lógica de la derecha y sus esbirros dejen de gobernar nuestras consciencias sobre la forma de abordar la delincuencia, será muy difícil que cambiemos el paradigma de la represión social por otros de prevención y de cuidados a las mujeres, minorías, de niños que viven en la pobreza o el pueblo mapuche, por mencionar a algunos.  

Entonces, nos preguntamos, ¿quiénes son los principales cómplices políticos del asesinato de Ambar y del sinnúmero de femicidios acaecidos en Chile?Como dicen las tesis:El violador eres tú. Son los pacos. Los jueces. El Estado. El presidente. El Estado opresor es un macho violador”y no hay recursos para cambiar este orden, sí para reprimir la protesta social.

 

La Editorial del Fortín Mapocho

  


Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top