Policiales

La historia del «asesino del tambor», único imputado por el crimen de Ámbar

7 Agosto 2020  07:10

Ocho días duró la búsqueda de Ámbar Cornejo, la joven de Villa Alemana cuyo cuerpo sin vida fue encontrado hoy por la Policía de Investigaciones en la casa de la pareja de su madre, Hugo Bustamante, quien fue detenido como imputado por homicidio calificado.

La madre de la menor, Denisse Llanos, quien hoy se encontraba junto a Bustamante en Limache, acusó a su conviviente en una declaración, según confirmó la Fiscalía de Villa Alemana. La fiscal de Villa Alemana María José Bowen aclaró que si bien ella estaba junto al imputado, declaró en calidad de testigo y no está detenida.

Mientras la PDI continúa con los peritajes tras el hallazgo en un túnel del patio de la casa, vecinos de Villa Alemana y Peñablanca y compañeras de colegio de la adolescente, llegaron de forma espontánea hasta las cercanías del domicilio del imputado, en calle Covadonga, para manifestarse pidiendo justicia para la joven.

Bustamante es conocido como “el asesino del tambor” por un doble homicidio que cometió en 2005, cuando mató a su conviviente de entonces y al hijo de ella, de nueve años, cuyos cuerpos escondió en un tambor metálico de 200 litros.

En 2006 fue condenado a 27 años de prisión, pero solo alcanzó a cumplir once, ya que en 2016 fue indultado junto a casi 800 reos, cambiándose su condena de prisión efectiva a libertad condicional.
Ámbar fue vista por última vez la mañana del miércoles 29 de julio, cuando se dirigía a la casa de su madre, en calle Covadonga de Villa Alemana, para buscar el dinero de la pensión que cada mes le envía su padre desde el norte.

La adolescente estaba al cuidado de su tía Maritza García. Como Ámbar no regresó, un día después García denunció una presunta desgracia ante la 6ª Comisaría de Carabineros.

En medio de la búsqueda por los sectores aledaños al domicilio donde la madre de Ámbar vivía con su pareja, los familiares de la menor recordaron el prontuario de Bustamante, quien además se encontraba con una orden de alejamiento de la niña, dictada por un tribunal de familia, por presunto abuso sexual en enero pasado.

En los días previos al macabro hallazgo de hoy, Maritza García contó a Chilevisión que cuando con algunos vecinos comenzaron a buscar a Ámbar por el sector “fuimos directamente a la casa de este tipo (Bustamante) para saber si él sabía algo o poder hablar con la mamá. Ahí accedió muy amablemente a que nosotros entraráramos. Pudimos recorrer la casa y el patio”.

“Nos dijo ‘pasen, yo no tengo problema, yo no tengo nada que esconder, yo sé que todos me critican y apuntan por lo que pasó antes, pero yo ahora estoy bien. Ya he perdido dos o tres trabajamos por las funas’. Como que se victimizaba con el tema”, añadió la tía de la menor.

Sin embargo, lo que más llamó inquietó a Maritza García fue lo que Bustamante le comentó después: “Me llamó la atención una frase que él dijo: ‘¿usted cree que si yo tuviera un cadáver escondido o enterrado no se sentiría el olor?’ Yo lo miré y quedé realmente impresionada. Le dije: ‘sabe qué, yo ando buscando a una niña pérdida, yo no ando buscando a un cádaver, y además no tengo idea cuál será ese olor’. Me dio terror estar ahí con él, porque estábamos solos cuando lo dijo”.

“Cuando estábamos en el patio con la abuelita de Ámbar, el tipo lo volvió a repetir. Nosotras nos miramos como diciendo ‘¿por qué este tipo dice esta frase tan extraña?’”

  


Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top