Policiales

Hernán Calderón cumplirá prisión preventiva en clínica psiquiátrica de La Reina

18 Agosto 2020  16:27

El Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago decretó prisión preventiva para Hernán «Nano» Calderón Argandoña, imputado por el delito de parricidio frustrado, luego de ser acusado de atacar a su padre con un arma blanca.

«Existe un peligro para la sociedad con la libertad del imputado», declaró la jueza Andrea Díaz Muñoz, quien en todo caso accedió a una solicitud de la defensa para que el hijo de Raquel Argandoña cumpla la reclusión en la clínica psiquiátrica Los Cedros, donde se encontraba internado desde ayer, hasta que se estabilice emocionalmente. Luego, deberá ser trasladado al penal Santiago 1.

En todo caso, durante su reclusión en el centro de salud estará al resguardo de efectivos de Gendarmería.

La formalización de la Fiscalía Metropolitana Oriente al joven de 23 años es por parricidio frustrado en dos episodios, el primero con una pistola en que falló el disparó y el segundo, el más reciente, con un corvo.

De acuerdo a lo expuesto en la audiencia virtual por el fiscal Omar Mérida, se trata de cuatro hechos imputados al hijo de Raquel Argandoña, incluidos los dos parricidios frustrados, daños y tenencia ilegal de armas y municiones.

El primer hecho imputado ocurrió el 5 de junio en el departamento de su padre, el abogado Hernán Calderón Salinas (67), quien estaba en la tina cuando su hijo le puso una pistola Glock en el tórax y le dice «te voy a matar», según la declaración de la víctima.

El imputado disparó, pero falló y el proyectil impactó en un espejo y en una pared. Este hecho fue calificado por la fiscalía como parricidio frustrado.

El hecho 2 ocurrió el 6 de junio pasado, también en el departamento de la víctima, donde el imputado premunido con un cortaplumas tipo mariposa destruyó pinturas y 10 trajes del abogado. Se trata de un delito de daños.

El tercer hecho ocurrió el 11 agosto a las 16 horas, también en el departamento de su padre, donde lo atacó con un cuchillo tipo corvo y le provocó graves heridas en una mano. El fiscal Mérida imputó parricidio frustrado por este hecho.

Finalmente, el hecho 4 se registró el 12 de agosto pasado, en el departamento del imputado en calle Los Trigales, de Las Condes, donde la policía encontró la pistola Glock, una escopeta Maverick y abundante munición, inscritos para el departamento de su padre y no el suyo. Según la fiscalía, se configura el delito de tenencia ilegal de arma de fuego.

  


Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top