Columna de Opinión

Negocios del Ejército a costa de todos los chilenos

Por Sara Campos, concejala de la comuna de la Reina

El martes 15 de septiembre será una fecha crucial para la comuna de La Reina en Santiago. Mientras muchos quizás se estén preguntando cómo lo harán para conmemorar estas fiestas patrias “diferentes” que estarán a la vuelta de la esquina, ese día está fijada la licitación pública a través de la cual el Ejército de Chile busca vender en la friolera de 25 mil millones de pesos un terreno baldío ubicado en Av. Alcalde Fernando Castillo Velasco Nº 9282, a un costado del Hospital Militar. Son 6,8 hectáreas, lo que implicaría que, de comprarlo una inmobiliaria, podría construir ahí edificios en altura, centros comerciales e innumerables inmuebles del todo ajenos al espíritu residencial de la comuna.

Con todo el escándalo que eso puede provocar entre los vecinos y organizaciones sociales, el hecho no tendría nada en particular -aparte de ser un excelente negocio para la institución castrense-, si no fuera porque el sitio en cuestión, en su origen, fue comprado por el fisco -es decir, con dinero de todos los chilenos y chilenas- y con un fin muy claro: ser utilizado para que la Dirección de Deportes del Estado desarrollara ahí diversos proyectos en beneficio de la comunidad. Esa meta se vio interrumpida tras el golpe de Estado, porque, al igual que muchos otros paños fiscales durante la dictadura, este fue arbitrariamente entregado al Ejército, que no pagó ni un solo peso por ellos.

Considerando la escasez de terrenos en la región Metropolitana en general y en La Reina en particular, para construir áreas verdes, centros deportivos y viviendas sociales, resulta absolutamente impresentable que ahora la institución castrense haya tomado la decisión de lucrar con él llamado Lote D-1.

El terreno fue adquirido en 1965 y formó parte de las 60 hectáreas del fundo La Reina compradas por el fisco a petición del entonces alcalde Fernando Castillo Velasco para hacer obras de equipamiento comunal, como campos recreacionales, parques, plazas y centros deportivos, que se complementaran con las más de 1.500 viviendas que se construirían en el nuevo proyecto  llamado Villa La Reina. Algunas cosas se hicieron, pero otras quedaron truncas con el golpe de Estado cuando esos sitios pasaron al Ejército, que construyó una población militar con departamentos para oficiales, el campo militar de La Reina y, finalmente, el Hospital Militar. Las casi siete hectáreas que están al lado de este último y que hoy se quieren vender quedaron cercadas y en desusos por casi 40 años a la espera de materializar proyectos habitacionales para su personal, que nunca se concretaron.

El sitio durmió en su abandono hasta el domingo 12 de julio, en que saltaron las alarmas cuando en un lugar no muy destacado del diario El Mercurio apareció un aviso donde se llamaba a una licitación por UF 862.872 (Unidades de Fomento) para adquirirlo.

El hecho es francamente escandaloso y por eso inmediatamente comenzamos a hacer gestiones para evitar que esto se produzca y para que, además, el Lote D-1 sea devuelto al fisco y que en conjunto con la comunidad de La Reina se determinen los usos que se le den. Acá necesitamos espacios para construir equipamiento público para todos: comisarías, jardines infantiles, centros deportivos y también viviendas sociales, para los sectores más vulnerables, pero también para los sectores emergentes y para la clase media.

Junto con el concejal Álvaro Delgado y el diputado por la zona Tomás Hirsch presentamos una demanda de nulidad de derecho público, con el fin de anular la licitación. El municipio también va a hacer una demanda, y el alcalde se va a sumar porque finalmente se convenció de hay que recuperar ese sitio para la comuna. También hicimos una presentación a la Contraloría y estamos sosteniendo reuniones con los distintos ministros -Bienes Nacionales, Defensa, esperamos ir a Vivienda y también a Interior- para que el gobierno entienda que el Ejército no puede lucrar con terrenos que son de todos.

La comunidad de La Reina está totalmente sumada a recuperar los terrenos para la comuna y se encuentra organizada en la llamada Mesa Social por la Recuperación de los Terrenos del Ejército. Además de las acciones judiciales y de las conversaciones institucionales, se está haciendo distintas actividades, como conversaciones con los comités de allegados o la conformación de un equipo de arquitectos y urbanistas, que están pensando y desarrollando propuestas para el uso de ese lote.

Los vecinos y vecinas no descansaremos hasta que este terreno sea devuelto al Fisco y se destine a las necesidades que tiene hoy la comunidad. Con eso, además, se podrá restituir en parte el sentido que tuvo la adquisición del Fundo La Reina en los inicios de nuestra historia como comuna.

  


Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top