Derechos Humanos

LA NAVIDAD DE LOS PRESOS DE LA REVUELTA

Por José Valencia Castañeda./

Las fiestas de fin de año, nos encuentran envueltos en la vorágine de la pandemia y de problemas políticos y sociales no resueltos.
El caso más dramático y urgente en estos días, es la situación de los presos del estallido social. Desde hace unas semanas, el intento de solución llegó desde el Congreso, instalando en el debate la idea del indulto para quienes hoy se encuentran privados de libertad, por detenciones producidas en el contexto de las protestas que se iniciaron el 18 de octubre de 2019. Estos prisioneros políticos que estuvieron invisibilizados por más de un año, poco a poco aparecen en la agenda pública y se convierten en otro dolor de cabeza para La Moneda, evidenciando la inconsecuencia de quienes rigen los destinos del país, desde el agrietado piso de la Casa de Gobierno, ahí precisamente, donde el espíritu navideño nunca llegó. La decisión de Piñera de vetar de antemano el proyecto, busca dictar pauta a los organismos estatales con el pretexto del respeto al Estado de Derecho y las leyes vigentes, pero nuevamente -y como ya es costumbre en esta administración- las víctimas se encuentran muy lejos del centro del debate.

Hace algunos días, el Comisionado para Chile y titular de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Joel Hernández, fue categórico en señalar que, desde la perspectiva de los DD.HH., el Estado de Chile está al debe, ya que el organismo que representa entregó hace más de un año un documento con las recomendaciones que presentaron a las autoridades, tras la observación de graves violaciones a los derechos humanos, y que generó que se presentaran alrededor de 2.500 querellas en representación de más de 3 mil posibles víctimas. Sin embargo, el avance ha sido escaso, casi nulo en esa dirección. Ya en ese momento, la CIDH alertó respecto de la alta cantidad de personas detenidas y el porcentaje de ellos que se encontraba con prisión preventiva, la medida más gravosa que se les puede aplicar mientras se desarrolla la investigación.

Es evidente, que en el marco de la desconexión que tienen las actuales autoridades gubernamentales con la ciudadanía, la situación de quienes hoy están sufriendo en la cárcel hace más de un año por manifestarse públicamente a favor de la defensa de los derechos civiles y políticos, estén sometidos al riguroso arbitrio de la Ley, misma ley que pese a que les garantiza el derecho a un debido proceso realizado con celeridad, los mantiene tras las rejas, en el complejo contexto de una pandemia mundial.

Es más, bajo esta nefasta administración, quienes se manifiestan por las calles de las ciudades expresando su descontento, sufren la más brutal represión y todo el rigor de la ley. Mientras aquellos que desfilan armados evocando simbologías violentistas, cuentan con el amparo para golpear de manera inmisericorde a transeúntes desarmados y además son escoltados por fuerzas de orden y seguridad. Es más, hay que recordar que quienes cobardemente amenazaron y amedrentaron a una Fiscal e incluso se les incautó armamento de guerra, en primera instancia quedaron en libertad y además desde Gobierno se calificó ese armamento como “utensilios”.

Es momento para que las instituciones que tanto citan las autoridades, ejerzan sus funciones y definan de una vez, si los organismos persecutores tienen o no las pruebas para mantener en prisión preventiva a los presos de la revuelta. Los Tribunales de Justicia, son los responsables de hacer cumplir la Ley y tienen las herramientas para agilizar los procesos, ya que la vía política de solución propuesta por un grupo de parlamentarios encontró en el jefe de Estado, el principal obstáculo para avanzar en una camino que les permita salir de esta abusiva situación.

No olvidemos además, que quienes hoy estarán privados de libertad en Navidad y Año Nuevo, tienen los mismos derechos humanos que cualquiera de nosotros. Fueron ellos precisamente, quienes en un afán colectivo y solidario por mejorar las condiciones de vida de todos los habitantes de nuestro país, ejercieron un rol protagónico y determinante para terminar con uno de los principales enclaves autoritarios heredados de la dictadura cívico militar: cambiar la Constitución de Pinochet.

  


1 Comentario

1 Comment

  1. froleprotrem

    01/01/2021 at 4:44 pm

    I’m very happy to read this. This is the type of manual that needs to be given and not the accidental misinformation that’s at the other blogs. Appreciate your sharing this greatest doc.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top