Nacional

Ejército suma otra querella a su historial: Acusan a institución de fraude por sobreprecios de US$8,6 millones en helicópteros

16 de septiembre de 2021, 8:24 am.

El Consejo de Defensa del Estado (CDE) presentó una querella por fraude al Fisco por las compras de dos helicópteros y repuestos realizadas por el Ejército en las que se detectaron millonarios sobreprecios. Las transacciones se hicieron a través de la empresa C&M quien actuó como intermediaria de otras compañías internacionales y ahora está en la mira de la investigación, informa ElDesconcierto.cl.

El CDE interpuso el pasado viernes una querella por el delito de fraude al Fisco a raíz de compras de helicópteros de guerra y repuestos que realizó el Ejército, transacciones en las que Contraloría detectó millonarios sobreprecios.

Fue en abril de 2018 cuando el ente fiscalizador emitió el Informe Final N°473–2017, el que luego fue remitido al CDE en agosto del mismo año. La investigación de la CGR tuvo el objetivo de auditar los pagos efectuados por la Brigada de Aviación del Ejército de Chile (BAVE) a la empresa C&M World Enterprises Corporation ocurridos entre 2015 y 2017.

De igual forma, buscó verificar transferencias de dinero realizadas en el marco del proyecto «Rotor», entre 2014 y 2017, que significó la compra de dos helicópteros militares.

En cuanto a Rotor, la auditoría transparentó que en las compras de las aeronaves en los años 2013 y 2014 a Eurocopter SAS y Airbus Helicopters, respectivamente, el Ejército de Chile- Comando de Apoyo a la Fuerza pagó un total de USD$57.440.535. Ambas empresas utilizaron como intermediario a C&M para las compras.

Sin embargo, la Fuerza Aérea de Chile (FACH) “cotizó el mismo tipo de aeronaves en los años 2010, 2015 y 2016 por una cifra total de USD 48.786.149, evidenciándose de esta manera un eventual sobreprecio de USD$8.654.386”.

Además de esto, se detectó el pago de US$222.983,07 en sobreprecios por la adquisición de repuestos de aviación al proveedor C&M. Junto con esto, se encontraron sobrevaloraciones de productos que ya se habían entregado a la BAVE, pero que todavía no se habían realizado las órdenes de pago ni se había transferido el dinero, por US$215.542,47.

Así, la tesis del CDE es que «funcionarios públicos militares, en concierto con particulares, resolvieron efectuar la compra de los repuestos por intermedio de la empresa C&M, aumentando ficticiamente su valor y, de este modo, defraudando al Fisco-Ejército de Chile, con pleno conocimiento del perjuicio que ello significaba para el patrimonio fiscal».

Para calcular los montos extras que pagó la institución castrense, se utilizó una plataforma de cotización llamada Keycopter, que la misma empresa Airbus facilitó a la BAVE y que refleja precios inferiores a los pagados.

Respuesta del Ejército

La querella detalla que luego que Contraloría le remitiera dicho informe al Ejército, la institución castrense explicó la situación argumentado que «los precios en moneda euro que se obtienen desde el portal Keycopter, representan los precios de lista de los elementos puestos en fábrica bajo INCOTERM EXW casa matriz (Marignane, Francia), con las condiciones económicas sujetas al ajuste regional de cada filial».

Los que no considerarían «las licencias, fletes y seguros desde origen hasta el aeropuerto Arturo Merino Benítez, por lo que el precio final y la disponibilidad son determinados mediante cotizaciones formales«.

Sin embargo, la investigación determinó que Airbus informó mediante una carta dirigida al general de brigada Gustavo Núñez Kocher, el 14 de mayo de 2018, con una cotización detallando que los valores incluían los costos del envío hasta Santiago, además de un recargo de 5% en caso que sea hasta Rancagua.

El CDE argumenta en el escrito que los precios que presentó Airbus en esa comunicación no difiere sustancialmente con lo que reflejaba la plataforma Keycopter implementada en 2016. Aún así, los valores «registran una diferencia considerable con el valor pagado por la BAVE».

C&M y el Ejército

Finalmente, se destaca que en una declaración policial de Jerome Ronssin, gerente general de Airbus Chile SpA, sociedad de la empresa en Chile, fue consultado sobre por qué esa compañía no operaba de manera directa con el Ejército para la venta de repuestos y lo hacía con un distribuidor: C&M.

La respuesta del ejecutivo apuntó a que fue decisión de la propia institución militar el uso del intermediario: «Entiendo que en este caso era el Ejército quien tomaba la decisión de adquirir este tipo de elementos utilizando un distribuidor, desconozco por qué no se efectuaba la compra de manera directa con nuestra empresa, en uso del convenio marco existente».

Comentarios
To Top