Nacional

Directo al infierno: Murió Gerhard Mücke, asesino de la dictadura y participante de Colonia Dignidad

19 de septiembre de 2022, 8:56 am.

El alemán Gerhard Mücke falleció mientras cumplía condena en la cárcel de Cauquenes. El reo fue un criminal de la dictadura en Chile y uno de los líderes del centro de tortura y abusos Colonia Dignidad.

Acorde a información de EFE, el recluso murió a los 87 años de edad debido a complicaciones en sus enfermedades, mientras recibía tratamiento en el hospital de Cauquenes, región del Maule.

Mücke estaba condenado a más de 20 años de presidio por diversos crímenes de lesa humanidad. Fue un exmilitar nazi y fiel cercano a Paul Schaefer, quien fundó Colonia Dignidad.

“Murió Gerhard Mücke, cómplice de las aberraciones sexuales de Paul Schaefer en Colonia Dignidad y condenado por delitos de lesa humanidad contra detenidos de la dictadura. Juicio y castigo a todos los exjerarcas de Colonia Dignidad”, publicó en Twitter la diputada por el Maule Consuelo Veloso (Revolución Democrática).

“No hay ningún crimen cometido en la exColonia Dignidad del cual Mücke no haya tenido un grado de participación”, expresó a EFE el abogado Winfried Hempel, quien trabaja por causas de violaciones a los derechos humanos en la zona donde se asentó el centro de tortura.

“Desde luego, participó en el maltrato y tortura de colonos, así como también en todas las aristas que se dicen en relación con la detención, tortura y desaparición de víctimas de la dictadura de Pinochet”, agregó Hempel.

Mücke fue un agente de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), policía secreta de la dictadura de Pinochet que operó asesinando y desapareciendo a opositores del régimen militar, e incluso a quienes no tenían expresión política.

“Participaba en operativos del Ejército en la zona, detuvo a personas, personalmente torturaba a los presos y luego participaba de los fusilamientos”, dijo Hempel a EFE.

Mientras estaba en la cárcel, en 2005 Mücke reconoció al ministro en visita Jorge Zepeda haber matado a “una treintena” de prisioneros y haber sido testigo de inhumaciones ilegales en una fosa común, además de la posterior exhumación en la “Operación Retiro de Televisores” de 1978, donde militares intentaron desaparecer los restos de detenidos políticos para evadir que los encuentren y enfrenten procesamientos judiciales.

“Mücke fue hermético hasta el final, era de línea dura y prácticamente no colaboró nunca, llevándose muchos secretos a la tumba. Se le pidió en los últimos meses que por lo menos colaborara en entregar identidades de detenidos desaparecidos, pero ni siquiera tuvo esa consideración”, aseveró Hempel.

Se ha comprobado que desde su inicio en 1961, los jerarcas de la exColonia Dignidad esclavizaron y atormentaron a colonos alemanes, además de abusar de niños. De igual manera encubrieron y fueron autores de los crímenes de la dictadura cívico-militar.

En línea con lo anterior, personeros de la derecha chilena apoyaron a aquellas personalidades hasta los años 90, como el exministro de Justicia del Gobierno de Sebastián Piñera y militante de la Unión Demócrata Independiente (UDI), Hernán Larraín.

“Este criminal máximo jamás se arrepintió ni reconoció la barbarie cometida en ese lugar. Pienso en Juan (Maino) y tantos otros que pasaron por sus manos y que, sin pensarlo un minuto, torturó y asesino. La máxima aberración del ser humano estuvo en ese lugar (exColonia Dignidad)”, exprsó a EFE Margarita Maino, hermana de uno de los detenidos desaparecidos que pasó por el centro.

“Se fue sin dar a conocer toda la información que tenía respecto a crímenes de lesa humanidad, al asesinato y desaparición de personas, a los delitos vinculados a la DINA de la séptima región y este enclave. Lamentamos que se haya ido sin entregar esto para avanzar en la verdad, justicia y reparación”, acotó a Efe el periodista y vicepresidente de la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad, Gabriel Rodríguez.

Comentarios
To Top